El secreto de los licores caseros


El secreto de los licores de fruta es el más sencillo del mundo: la fruta. El limoncello original se hace con limones de Sorrento, no obstante, si tienen un árbol de limón a su alcance el sabor será parecido.

Fotografía de Pasqualino Marchese

Hay que tener cuidado a los limones comprados porque vamos a usar la cáscara y tenemos que estar seguros de que estos limones no hayan recibido tratamientos químicos para alejar los insectos o para que luzcan más resplandecientes.

Otra advertencia, las recetas de licores están aconsejadas sólo a quienes residan en países donde esté permitida la venta de alcohol puro para licores/alimentos.

Ingredientes:

1 litro de alcohol puro para licores/alimentos,
1 litro de agua,
500 gramos de azúcar,
tres limones un poco verdes.

Lave bien y seque los limones, quite la cáscara y échela en un recipiente lleno de alcohol. Cierre el recipiente y dejé así durante unos tres-cinco días.

Pasados los días necesarios para que el alcohol adquiera el sabor, quite las cáscaras y guarde el alcohol. Entretanto eche 1 litro de agua en una olla, lleve a ebullición y añada lentamente 500 gramos de azúcar. Mezcle con una cuchara hasta que el azúcar se disuelva totalmente. Quite de la llama y añada el alcohol. Mezcle bien, filtre las impuridades y guarde hasta el primer bríndis. Obtendrá un Limoncello sublime. A propósito, puede probar esta misma receta con mandarinas.

Muy sabroso es el licor de chocolate.


Ingredientes:


500 gramos de leche,
450-500 gramos de azúcar,
75 gramos de cacao amargo,
25 gramos de coñác,
150 gramos de alcohol puro (en caso de que la venta esté permitida en su País).

Mezcle el cacao al azúcar y añada lentamente la leche. Añada coñác y alcohol y deje descansar durante unos 40 días.

Fuente: Recetas de Cocina Italiana: pizza, pasta y mucho más