Si una persona no está lista para recibir, simplemente no puede hacerlo. 

Cuando se trata de compartir nuestra sabiduría, nuestro amor o incluso nuestra crítica con las personas en nuestras vidas, necesitamos preguntarnos a nosotros mismos si realmente están abiertos y listos para recibir lo que sea que tengamos para ofrecer. 

Si no lo están, estamos dificultando el proceso en lugar de ayudar. 
Yehuda Berg

Afinación Diaria de la Conciencia de la Kabbalah
Artículo Anterior Artículo Siguiente