La edad ideal para llevarnos cuando somos cachorros a casa de nuestros futuros amos debe ser entre los dos y los tres meses. Antes de los dos meses y a partir de la cuarta semana, es cuando nos despertamos con las actividades psicomotrices, es muy importantes los contactos con los hermanos y la enseñanza materna.

Es una fase de impresión en la que todas las relaciones sociales positivas o negativas, dejan una huella indeleble en nuestro carácter. Por esta razón es conveniente que permanezcamos, - durante este delicado periodo-, en un entorno conocido y equilibrado, que conozcamos el mundo que nos rodea de forma no traumática, en compañía de nuestros hermanos y en presencia de nuestra madre.

También es el periodo en el que debemos aprender a ser social con el hombre a través de la persona o personas que hemos visto desde nuestros primeros momentos en que los ojos comenzaron a ver algo, y debemos aprender a tener un lugar en una escala jerárquica como la que se establece con los hermanos según la evolución del carácter de cada uno de nosotros. Si nos separan antes de nuestro ambiente de manera apresurada significa no darnos nunca la posibilidad de aprender estas cosas, lo que puede provocarnos graves tareas de carácter, que se manifestarán cuando sea adulto.

 
Artículo Anterior Artículo Siguiente