Karma-saya: Es la unión kármica que se cumple cada vez que un hombre tiene relación sexual con una mujer. Por esta unión las dos personas comparten entre sí karmas y defectos. Por el karma-saya, la pareja queda unida en el libro del Karma. Es un ligamento astral, sexual y kármico.

Está constituido por las marcas astrales que forman tanto el hombre como en la mujer debido al coito que realiza un hombre con una mujer prostituta o que haya tenido relaciones sexuales con varios hombres. En este caso la mujer por ser un ente pasivo, receptivo, recoge todas las influencias negativas son el fundamento de las marcas astrales. Es decir, la mujer se convierte en un foco de infección y contamina a todo aquel que tenga relación sexual con ella. Pero a la vez que ella contamina a los hombres, también ella es contaminada por ellos. O sea el intercambio de influencias negativas es mutuo.

Karma-Yoga: Es el castigo que sufre todo aquel que ha adquirido Karma-Saya. En este caso el iniciado cuando más necesita de una buena sacerdotisa le dan una esposa decrépita que no le sirve  para nada. Esto como parte del castigo. Además debe practicar intensamente la castidad científica ya que es el único medio de desintegrar las marcas astrales adquiridas por el Karma-Saya.-

En cualquier relación estás produciendo y compartiendo karma, sea ésta con amor o sin amor. En una violación puede ser que estés pagando por el karma que produjiste en otra vida, por acciones pasadas. Pero convengamos que hay buen y mal karma, las energías que se mueven cuando es CON AMOR SON MÁS PURAS, nada mejor que pensarlo muchas veces antes de intercambiar energías con cualquiera. En toda unión se da y se recibe, aunque lo recibido no siempre puede ser bueno.

Karma y Dharma:  
Estas dos palabras orientales significan castigo y premio. En forma más filosófica diríamos mala acción y mala consecuencia, y buena acción y buena consecuencia, y modificándose las causas se modifican los efectos, pues los defectos no son sino las causas reproducidas en otra forma. Os vas a ser prisionero!, dad libertad a otros. Os van a desencarnar a un hijo!, sanad al prójimo. Estáis en la miseria? , dad lo que os quede al hambriento y sacrificad todos vuestros esfuerzos en favor de los demás. Rogad en oración a los Señores del Karma y seréis escuchados".

"El que tiene , recibe y mientras más da, más recibe, esa es la Ley".
"Pero aquellos que sólo hacen las obras del mal, serán víctimas de sus propias obras".

Resumen: 

-Todo Karma, hay que pagarlo y a nosotros se nos muestra a través de la balanza, la magnitud del Karma que tenemos para pagar y que las dos formas de pagar Karma son: con mucho dolor y sufrimiento; o con sacrificio por la humanidad.

-Que toda obra buena pasa al platillo derecho de la balanza y que, toda obra mala, pasa al platillo izquierdo de la balanza.


-Que la justicia, cuando nos va a cobrar el Karma, aparece en forma de León que nos devora y que, cuando tenemos con qué pagar, vencemos a ese León con nuestras obras.

"Para lograr la liberación final hay que arreglar las cuentas finales. Existe el Karma común corriente, mas existe la Ley de la Katancia, el Karma Superior.

Antes de lograrse la liberación final debemos arreglar cuenta en los tribunales superiores de la Justicia Celestial.

En los tribunales de la Justicia objetiva se arreglan las deudas kármicas. Los dioses y los grandes iniciados tienen que ser juzgados por los jueces de la Ley de la Katancia!.-

Los Abogados de los tribunales de la Justicia Celestial defienden a los Iniciados ante los jueces cósmicos.

Existen también algunos verdugos cósmicos que ejecutan los mandatos terribles de la Ley.

Cada cual lleva dentro su conciencia al policía del Karma que le conduce ante los tribunales de la Ley. La Ley de la Katancia no es una excepción y los grandes iniciados son conducidos a los tribunales superiores".

Más información del tema puedes ver el video de nuestro querido hermano de luz, Ismael:

Artículo Anterior Artículo Siguiente