Se recibe cuando se da. Hay que arriesgarse para llegar a nuevos  territorios, y hay que dar las gracias para reforzar y elevar el funcionamiento de la vida.

La gratitud es la madre de los demás sentimientos

Generalmente la gente reclama aquello que no tiene y le gustaría tener, o lo que tuvo y perdió. Rara vez encontramos a alguien que da gracias por lo que tiene o por aquello que no tiene y no le gustaría tener.

La gratitud es escasa en este mundo, y por ello hay una falta de armonía e infelicidad en nuestra vida.

Agradezca diariamente aquello que tiene y le gusta, y el Universo continuará proporcionándole no sólo eso, sino también lo que no tiene y ni siquiera sabe que le gustaría tener.

 

Artículo Anterior Artículo Siguiente