Cuando alguien evoluciona, también evoluciona todo a su alrededor...
Cuando tratamos de ser mejores de lo que somos,
todo a nuestro alrededor también se vuelve mejor.
Eres libre para elegir, para tomar decisiones, aunque solo tú las entiendas.
Toma tus decisiones con coraje, desprendimiento y a veces,
con una cierta dosis de locura.
Solo entenderemos la vida y el universo cuando no busquemos explicaciones.
Entonces todo queda claro.
Aprender algo significa entrar en contacto con un mundo desconocido,
en donde las cosas más simples son las más extraordinarias.
Atrevete a cambiar, desafíate, no temas a los retos.
Insiste una, y otra, y otra vez.
Recuerda que sin fe, se puede perder una batalla que ya parecía ganada.
No te des por vencido, acuérdate de saber siempre lo que quieres.
Y empieza de nuevo.
El secreto está en no tener miedo de equivocarnos,
y de saber que es necesario ser humilde para aprender.
Ten paciencia para encontrar el momento exacto
y congratúlate de tus logros.
Y si ésto no fuera suficiente... analiza las causas...
e inténtalo con más fuerza.
El mundo está en manos de aquellos que tienen el coraje de soñar y de correr el riesgo de vivir sus sueños.
Artículo Anterior Artículo Siguiente