Un día un hombre rico le regala a un hombre pobre una canasta llena de basura, el hombre pobre le sonrió y corrió con la canasta, la vacio y la lleno de flores y se la regaló al regresar, el hombre rico se asombró y preguntó:

¿Por qué me has dado flores si yo te di basura?.

El hombre pobre le dijo:

Porque cada quien da lo que tiene en su corazón.

Desconozco el autor
Artículo Anterior Artículo Siguiente