A veces pienso en cuando un armario está lleno hasta desbordar
y las puertas están completamente abiertas,
lo que está en su interior se cae afuera y nada puede detenerlo.
Cuando las compuertas se abren,
las aguas salen a torrentes con tremenda fuerza y poder,
arrasando con todo lo que tienen por delante.
Eso es lo que pasa con la energía espiritual que está en tu interior.
Una vez que la has reconocido y liberado,
nada puede detener su fluir.
Se desborda, barriendo toda negatividad y discordia,
llevando con ella paz, amor, armonía y comprensión.
El amor es el que vencerá al mundo;
el amor es el que unirá a toda la humanidad.
Por consiguiente, cuanto antes liberes el tremendo poder de tu interior
y le permitas fluir libremente,
antes contemplarás la paz y la armonía del mundo
y la unidad de toda la humanidad. Cuando hay amor en tu corazón,
extraes lo mejor de cada uno,
porque...el amor sólo ve lo bueno
y eso es lo que atrae.

No temas, ábrete, no retengas nada,
déjalo fluir libremente...  


Fuente:  "Abriendo las puertas de tu interior" de Eileen Caddy.
Artículo Anterior Artículo Siguiente