Donde hay caridad y sabiduría, no hay temor ni ignorancia, donde hay paciencia y humildad, no hay ira ni perturbación, donde hay alegría, no hay codicia ni avaricia, donde hay tranquilidad y meditación, no hay preocupación ni vagancia y donde hay misericordia y discreción, no hay superfluidad ni endurecimiento. 
Artículo Anterior Artículo Siguiente