En la práctica de la Donación del Consuelo hay tres escalones. La mejor manera de donar el consuelo es escuchando los sufrimientos de otros cuando ustedes mismos sufren. Es más, si ustedes escuchan hasta el fin sus problemas y logran eliminar sus sufrimientos, esto será el mejor modo de la Donación del Consuelo.

El segundo escalón en la práctica de la Donación del Consuelo es eliminar los sufrimientos de otros cuando ustedes ya han entrado en la corriente de la Verdad y tienen menos sufrimientos que otras personas.

El tercer escalón en la práctica de la Donación del Consuelo –la eliminación de los sufrimientos de otras personas cuando ustedes mismos son felices– trae menos méritos que los dos anteriores. Estos tres tipos de Donación del Consuelo reportan resultados diferentes. Si ustedes practican el primer escalón de la Donación del Consuelo, entonces en esta vida y en las vidas futuras, cuando sufran de verdad, aparecerá alguien que elimine sus sufrimientos. Si practican el segundo escalón de la Donación del Consuelo, entonces tal persona aparecerá cuando los sufrimientos de ustedes no sean tan intensos. Si practican el tercer escalón de la Donación de Apaciguamiento, aparecerá alguien cuando ustedes no necesiten tal ayuda. Esto puede ser un poco absurdo, porque alguien tratará de eliminar sus sufrimientos cuando ustedes no los tengan. Este es el significado del tercer escalón de la Donación del Consuelo.

En realidad, ustedes no deben preocuparse por el tercer escalón de la Donación del Consuelo, porque éste es imposible. ¿Por qué? Porque el sufrimiento existe hasta que uno alcance la Liberación. Es por eso que los Liberados no pueden acumular méritos mediante la Donación del Consuelo, por mucho que se esfuercen por liberar a otros de sus problemas. Esto sucede porque ellos no tienen sufrimiento alguno.


De "Camino a la felicidad absoluta. Doctrina de la Verdad, libro 4"
Artículo Anterior Artículo Siguiente