El apego se define como un factor mental que percibe un objeto como algo atractivo, exagera su atractivo, lo ve como una causa de felicidad y quiere poseerlo y retenerlo.

¿Qué hay de malo en el Apego?

1. El apego perturba la mente.

- Hace que nuestra mente pierda la paz y la oscurece.

- Puede llevarnos a hacer cosas estúpidas o peligrosas (por ejemplo, manejar un auto en forma descuidada para impresionar a otro).

- Nuestro estado de ánimo sube y baja: estamos felices si tenemos lo que queremos e infelices si no lo tenemos.

- Si se deprime alguien hacia el cual estamos apegados nosotros también nos deprimimos.

2. Conduce a la insatisfacción – “como sería beber agua salada”.

- No importa cuanto tomemos siempre queremos más o mejor.

- La felicidad, el placer que tenemos no dura mucho y no remueve nuestros problemas

3. Puede dar origen a otras emociones, tales como, la rabia, los celos, el miedo y la preocupación.

4. Lleva a problemas con nuestras relaciones.

- Nos volvemos dependientes y/o posesivos.

- Nos hacemos expectativas irrealistas de los otros.

5. Nos llevan a realizar acciones negativas, ejemplo, robar o mentir los cuales son causa de sufrimiento en vidas futuras y en esta vida también!.

6. Hace que renazcamos una y otra vez.

7. Interfiere con nuestra práctica de Dharma.

- Distrae nuestra mente cuando intentamos meditar u orar.

- Gastamos cantidad de tiempo en actividades que no son dhármicas tales como ir de compras, palabras ociosas y dedicamos poco tiempo a la práctica del Dharma (enseñanzas).

- Incluso cuando practicamos el Dharma nuestra motivación puede ser impura y está manchada de apegos a tener buena reputación, a obtener gozo, poderes, etc.

- Impide que obtengamos realizaciones del sendero, la liberación y la Iluminación.

8. Es irrealista, no ve las cosas en forma correcta como en realidad son.

Antídotos para el Apego.

1. Reflexiona en los defectos del apego y genera el deseo de trabajarlo.

2. Medita en la transitoriedad.

- Todo está sujeto a cambio, nada dura para siempre.
- Uno mismo y todos los demás eventualmente moriremos.
- Tendremos que dejar atrás nuestras posesiones.
- La felicidad / placer que nos da el apego es de corta duración.

3. Observa los aspectos negativos o desagradables del objeto.
- Por ejemplo, “Si yo tuviera un Mercedes sería ¡tan feliz!”. Piensa en los gastos, en su mantenimiento, en las preocupaciones, etc.

- Por ejemplo: “Sería tan maravilloso tener una relación con esa persona ¡tan atractiva!” Tal vez la persona haya ocultado ciertos defectos, tal vez más adelante se te vuelva un conflicto.

- Pero ten cuidado de no irte al otro extremo: desarrollar aversión hacia el objeto.

4. Verifica, ¿Es en realidad este objeto una fuente de felicidad?.

- Si así lo fuera yo siempre experimentaría felicidad al tenerlo o cuando me encuentro junto a la persona hacia la cual estoy apegado, ¡no es así?

- Si así lo fuera, entre más obtengo más feliz me podría, ¡Es cierto o no?

- Si así lo fuera, todos sentirían felicidad al relacionarse con este, ¡Cierto o no?

- Pregúntate: ¿Qué es aquello que en verdad me hace feliz?

- Según el Budismo la fuente real de felicidad está dentro de nosotros: nuestro buen karma y nuestras actitudes positivas.

5. Verifica: ¡En verdad el objeto existe en la forma en que yo lo percibo?.

- Lo que aparece atractivo a una persona no lo es para otra; entonces, es nuestra mente la que crea al objeto “atractivo” o al objeto “deseable”.

- Mentalmente separa las partes que conforman el objeto: mira a ver si puedes encontrar exactamente qué es lo que es tan atractivo o tan deseable.

- De acuerdo al Budismo no existe un “yo” real, permanente, que pueda encontrarse en las personas. Tampoco existe una esencia real, permanente y que pueda hallarse en los objetos inanimados. Todas las cosas simplemente surgen en dependencia de diferentes factores: causas, condiciones, partes y etiquetas mentales.

Preguntas comunes en torno al Apego.

1. ¿Qué diferencia hay entre el amor y el apego?.

El apego es más egoísmo, está más preocupando por nuestras propias necesidades y deseos; a veces utilizamos a la otra persona con el fin de satisfacer dichos deseos. El amor está más interesado en la felicidad, necesidades y deseos de la otra persona.

2. ¿Cómo trabajar con el apego en las relaciones?.

- Aplica antídotos contra el apego para gradualmente disminuirlo. Trabaja en aumentar el amor puro e incondicional.

- Cuando en la relación surgen los problemas no asumas de inmediato que se trata de una falla en el otro, chequea tu propia mente.

-¿Qué está diciendo mi mente al respecto? ¿Acerca de la otra persona? ¿Acerca de mí mismo? ¿Es cierto lo que mi mente está diciendo?.

- “¿Qué tipo de expectativas tenía yo sobre la otra persona? ¿Son realistas y razonables o estoy esperando demasiado?”

- Confianza y una comunicación abierta son muy importantes con el fin de que la relación pueda ser espiritualmente beneficiosa para ambas partes.


3. ¿Qué decir acerca del apego al Dharma?

- Es mejor que el apego a las “cosas mundanas” porque si se practica apropiadamente nos conduce a liberarnos del apego, del sufrimiento, etc.

- Ten cuidado de no volverte un “Alcohólico del Dharma”, utilizando la práctica y el estudio del Dharma para escaparte del mediar con tu mente.

4. ¿Qué acerca del apego a los Maestros espirituales?
- La actitud correcta que debemos tener hacia el Maestro Espiritual es la devoción la cual está basada en haber chequeado a esta persona cuidadosamente y en profundidad y haber llegado a la sabia decisión de tomarla como su maestro. Pero a veces el apego puede mezclarse con nuestros sentimientos de devoción y esto conducirá a problemas. Como ejemplo, sentirnos celosos cuando el maestro está prestándole atención a otros.

- Lo mejor es estar consciente del apego y tratar de aplicar los antídotos. Si el maestro es en verdad un maestro y es habilidoso sabrá como evitar que alimentemos nuestro apego y a cambio nos ayudará a superarlo.

5. ¿Cómo vivir una vida feliz y saludable sin apego, o al menos, con la menor cantidad de apego posible?

- El camino del Buda es el “camino medio”, ni la complacencia ni la privación, estar satisfechos viviendo en forma cómoda pero sencilla.

- Desarrollando la motivación altruista de la Bodichita por las cosas que hacemos: en otras palabras, entrenarnos en el interesarnos por los demás y en hacer lo que hagamos con la motivación de beneficiar a los demás.

Fuente: Budismo TIbetano.net
Artículo Anterior Artículo Siguiente