La gente suele pensar que el despertar es de alguna manera despertar del sueño de esta vida - para despertar a la realidad de "el otro lado". 


Esto es cierto en el sentido de que despertar es despertar a tu naturaleza espiritual - a la realidad de tu espíritu, tu parte no-física, tu naturaleza eterna. 



Sin embargo, hacer esto no te lleva lejos de la vida, sino todo lo contrario, lo cual es algo que las personas que buscan el despertar espiritual como un medio de escape de su juicio del mundo físico a menudo no quieren escuchar.



Despertar hacia tu parte espiritual es despertar tus sentidos multidimensionales. Cuando comparas la experiencia de estos sentidos en relación a la de tus sentidos biológicos puede sentirse muy mágico. 



El despertar estos sentidos no te separa de la vida, ya que es la apertura a un espectro más amplio de los sentidos a través del cual percibimos la vida, dando más posibilidades por las cuales nos podemos conectar. 



Es similar a la idea de ampliar tu percepción visual para incluir una gama más amplia de colores, como la luz infrarroja y ultravioleta, hacerlo es percibir más de la vida, no menos, es despertar aún más a la vida, en vez de alejarse de ella .



Además de enriquecer tu percepción del mundo físico, el abrir tus sentidos multidimensionales te abre también hacia una forma de percepción que te conecta con la sensibilidad de la realidad no-física. 



Así que lo que se describe aquí es una paradoja en la que de igual manera despiertas aún más a la sensación de esta realidad física, pero, al acercarte a ella a través de esta apertura/ amplificación de tu percepción, empiezas a ver lo no-físico dentro de lo físico de manera más profunda. 



Se podría decir que el despertar es despertar más a la realidad en ambas direcciones, entrando más profundamente en la densidad y elevándose más hacia fuera de la densidad. 



Dentro de esta toma de conciencia existe una comprensión más profunda del "como es arriba es abajo";



Ambos son espejos y mirar más profundamente en uno es mirar más profundamente en el otro. Lo físico es lo no-físico manifestado, la percepción de que están separados es una ilusión. Somos la totalidad, somos puentes, somos "haloicos".



"Todos los seres humanos son haloic(os) por naturaleza." – Story Waters 



Haloic(o) adj. Poseer la calidad de conexión en diferentes dimensiones, típicamente lo físico con lo no-físico, el cuerpo y el espíritu, la fuente unificada y su expresión diversa, el uno y lo múltiple. La representación simbólica más común del mecanismo energético haloico es el halo.



Story Waters 


StoryWaters.org
Waking Up & Haloic
www.realityschool.org
Abril 26 - 2012
Traducción Libre
Artículo Anterior Artículo Siguiente