Todo lo que acontece pertenece a una misma vibración.
Nada es casualidad, todo tiene su causa.

Cada amanecer trae su atardecer, cada sonrisa su lágrima
y cada nacimiento, su partida hacia el más allá.

El sufrimiento pasa, más lo sufrido es eterno.
La enseñanza perdura si se mantiene fresca.
Cuando más desnudo esté nuestro interior, 
mayor sabiduría podremos alcanzar.

De nada sirve ganar el universo entero 
si no sabemos quienes somos;
solemos dormitar entre libros de filosofía, 
psicología, religión, política y medicina, 
y nos olvidamos de vivir.

A menudo me han tratado de iluso, irreal y soñador, 
por pararme a hablar con un enfermo, con un águila, 
con una flor, o sentir la presencia invadiendo mi Ser.

De no dar un sentido a cada momento de nuestra existencia, 
llegaremos al final de nuestra jornada en este espacio-tiempo
sin saber para qué venimos a vivir.

Tú que me lees puedes decidirte ya mismo a ser auténtico,
no esperes la muerte para elegir la vida.

Tienes poder interior suficiente para ser tú mismo, ¡comienza ya!

En lo profundo de nuestro ser existen millones de paisajes sin explorar,
que esperan ser recorridos por nuestra mirada interior.

Nadie vivirá nuestra vida por nosotros, por ello,
tú mismo debes dirigirla con autenticidad.

La sabiduría de un guía sólo sirve para mostrar
una posibilidad de optar por mil caminos.

No importa tanto si mi verdad difiere de la tuya,
si ambas nos ayudan a ser nosotros mismos
y a realizarnos en plenitud como seres humanos
en búsqueda de la verdad absoluta.

Sólo escucha, quien desea escuchar.

Sólo en la profunda simplicidad encontraremos la belleza de lo complejo.
Lo verdaderamente importante escapa a estos sentidos.

Sólo el amor permite evolución madura integral.

Autor: Gabriel Jurjevic -  "El camino del guerrero"
Artículo Anterior Artículo Siguiente