Aquí y ahora, de forma constante, insisten e insistirán en bajar vuestra vibración, haciéndoos sentir temor y llevándoos a que pretendáis controlar vuestra vida, segundo a segundo, esclavizándoos más aún de lo que ya habéis estado hasta ahora.


Los servidores de la serpiente, lanzan sus noticias de ajustes y reajustes de vuestras vidas en espera de vuestras reacciones, para seguir apretando aún más la soga que os colocaron en el cuello hace mucho tiempo, con vuestro pleno consentimiento.


Mas en verdad os digo, que nada pueden ya ni podrán. En todas partes los hijos de la luz, los justos claman con voces de trueno y movilizan cada átomo de vida, para que la Nueva tierra se instaure en estos momentos. Los servidores de la serpiente os temen profundamente, a un grado que ni tan siquiera podéis imaginar. 


Sienten pánico a vuestro despertar, porque vuestra vibración es poderosa, al emanar del Amor y del Ser que sois y que siempre habéis sido. 


La ley del Amor, se encarga de cada átomo de veneno que pulverizan a diario con sus artefactos de muerte, con el pretexto de protegeros de las radiaciones de la luz central que emana de seres vivos llamados estrellas y que tan solo elevarán vuestro nivel de consciencia, facilitando vuestra transformación. 


Jamás pretendáis comprender sus motivos, pues son tan oscuros y tortuosos como su propia naturaleza, ya que viven alejados de la Ley del Amor, hace muchísimo tiempo, aún antes de llegar a este bello ser llamado Tierra. 


En lugar de prestarles atención, prestad atención a vuestra esencia divina. A vuestro aquí y ahora. Nada podréis controlar, pues todo sigue las pautas del Amor Todo Uno, y todo sistema de opresión, que viole vuestro libre albedrio y vuestra capacidad de Ser, ya ha sido desmantelado y lo veréis caer ante vosotros. Veréis como los servidores de la serpiente, son evidenciados y detenidos, por sus propios sirvientes, que abrirán sus ojos y sus esencias a la Verdad y al Amor Uno. 


Y veréis una a una todas y cada una de sus mentiras, de sus manipulaciones, de sus asesinatos, de sus planes de opresión y poder, de sus abyectos proyectos de guerra, violando la Ley del Amor. Y no podrán finalizar, ni cumplir ninguno de sus oscuros planes, pues la luz ya los ha desmantelado y los justos se cuentan por millones y están estratégicamente situados por la Ley del Amor.


Y en verdad os digo, que viviréis un nuevo Amanecer, en el que todos sentiréis el Amor Uno, y descubriréis que no hay separación ni diferencias entre vosotros: los mansos, los inocentes, los justos, los humildes, los magnánimos, los estandartes de la luz, los caminantes del cielo, los guerreros de la luz, los guerreros del Arco Iris. Ni entre vosotros, los Índigo, los Cristal, los Diamante, los Arco Iris, los saltadores de mundos, los tejedores de mundos, los conectores de mundos.


Y surgirán justos cuyas voces estremecerán los cimientos de la tierra, con un poder de Amor plena e intensamente desarrollado, en todos los países buscando la unión de todos los seres de la luz. Y desde el país de las estrellas, caerán los servidores de la serpiente y sus planes serán nublados uno a uno. Y los hipócritas fariseos, sucumbirán uno a uno, al descomponerse sus pútridos cuerpos faltos de Amor y de Verdad. Y solo los clementes que os pidan perdón, sólo los que recuperen todo su amor, y se sacrifiquen por vosotros, volverán al Ser que es y que siempre ha sido.


Así pues, vivíos desde vuestra esencia, disfrutad de su sonido. De ese modo los sonidos de los servidores de la serpiente, nada podrán jamás contra uno solo de vosotros. Envolveos en luz blanca y envolved a la madre tierra en una burbuja de luz blanca. 


Pedid a la Ley del Amor que disuelva sus tóxicos y que se encargue de todos los corruptos, de los servidores de la serpiente. Pedid a la Ley del Amor que os guie en cada instante en el camino del Amor, de la Luz y de la Verdad.


Amaos profundamente y amad la vida. Alimentaos de vida y respetadla. Amaos los unos a los otros. Ayudaos los unos a los otros sin limitación, sin miedos. Vivíos aquí y ahora, desde la Unidad del Ser que sois y que siempre habéis sido.


Y confiad en vuestro poder, que emana de vuestro corazón y de vuestra esencia divina. Jamás entréis en el desánimo ni en la tristeza, pues son las herramientas que los servidores de la serpiente os brindan para poderos controlar. 


Recordad quiénes sois. Sois Dios en Acción. Sois Ser sin límites. Sois Poder, Creación, Manifestación y Vida. Sois Creación en Acción. Sois Materialización en Acción. 


Soltad pues el falso yugo que os hicieron creer que lleváis y abrid vuestros ojos y vuestros corazones a la Ley del Amor y al Amor Uno, para que vuestra vibración alcance todo el Universo desde vuestra multidimensionalidad.


Sed pues aquí y ahora.


Soy el que soy


Artículo Anterior Artículo Siguiente