Jugando un juego, soñando un sueño precioso, disfruta.

Urovoro, dices: “¿Quiere eso decir, que soy una proyección del espiritú unitario sobre mi mismo, para conocerse a si mismo?

No , exactamente lo que quería decir , es que la mente que se cree separada de la Gran Mente , proyecta a su manera y según sus creencias (dependientes del ego o individualidad) un mundo ilusorio o virtual, que no es Real, ni tiene nada que ver con la Realidad de la Gran Consciencia o Mente. El Espíritu no proyecta; el Espíritu ES, y no sabe nada de éste mundo, al cual es ajeno.

Tu cuerpo y el cuerpo de todos, son proyección y, cómo tal, irreal; pero Realmente, lo que todos Somos es la Gran Consciencia Viva y Plena, llena de Amor y Conocimiento, alegre y amorosa. Eres la Divinidad , y cuando despiertes, tendrás todo el poder y el conocimiento que el Padre tiene.

Según Un Curso de Milagros , Dios manda al Espíritu Santo para que valiéndose del mundo y la multiplicidad de cuerpos (utilizándolos cómo herramientas) hacernos Despertar. Pero siempre respetando nuestra libertad; si preferimos seguir jugando , simplemente lo hacemos.

De igual manera el ego utiliza los cuerpos , las relaciones y el mundo cómo herramienta de supervivencia y egoísmo.

En el mundo virtual o juego, habitan multitud de entidades egoicas : alfas, humanoides, betas, cassiopeos, etc…cada uno de los cuales se sitúa en un parámetro espacio/temporal, y ateniéndose al programa para esas coordenas, se comporta ( no existe verdadera libertad en el juego) . Se puede tener más o menos amplitud de Consciencia de los demás participantes en el juego o Matrix, según el nivel del juego dónde participes; pero sea el que fuere, seguirá siendo un juego.

Según la filosofía Advaita, este mundo surge de la decisión que estamos tomando de experimentar separados de Dios, o del Ser. Digamos que una parte extremadamente pequeña (nosotros) de la Gran Consciencia Creadora , decidió experimentar fuera del Ser y luego no ha sabido volver a casa. Pero lo más hermoso de esta aventura , es que aunque creímos alejarnos del Hogar o Ser, nunca nos hemos movido de Él, porque Somos Uno con Él: Padre e Hijo son semejantes.

¿Qué quiere decir esto? Que el mundo y todo lo que en él percibimos como separado, es Maya: ilusión. En realidad estamos todos juntos , junto al Padre . En el Ser todos Somos UNO. En la auténtica Realidad todos Somos UNO. El Espíritu utiliza el mundo ilusorio o realidad virtual, cómo herramienta para hacernos Despertar del “sueño de separación”. Pero sólo nosotros, cada uno, podemos tomar la decisión de si queremos seguir soñándo en éste juego o mundo virtual, o queremos Despertar.

Soñar no es malo , es sólo una opción. Cuando te cansas de soñar, de proyectar ,entonces, empiezas a Despertar.

Las diferentes dimensiones serían eslabones del juego ;en apariencia más o menos elevadas , pero seguirian siendo juego, sueño. Cómo verás, la filosofía Advaita, te da una visión, en la que culpar a “otros” de la mala o buena impresión del mundo , es absurdo. Porque si todos Somos lo mismo, todo recae en nosotros, en todos. Entonces el verdadero Perdón se hace necesario. El “otro” que veo identificado en el mundo, es mi proyección; en realidad , el “otro” soy yo mismo y cuando lo perdono me perdono a mi mismo.

Artículo Anterior Artículo Siguiente