Respeto es una bella palabra y es uno de los símbolos más importantes que podemos comprender.*


Imagínate que nunca antes has oído la palabra, inventémosla y pongámonos de acuerdo en su significado porque, igual que con cualquier otro símbolo, necesitamos ponernos de acuerdo para que nos funcione. El respeto, como muchos de los símbolos, empieza por nosotros mismos y después se extiende a todas las personas y a todo lo que nos rodea. Si no nos respetamos a nosotros mismos, ¿cómo podemos respetar a los demás o a cualquier otra cosa?

Cuando te respetas a ti mismo significa que te aceptas tal y  como eres  Cuando respetas a otras personas, significa que las aceptas exactamente como son.  Cuando respetas a todo lo existente en la naturaleza  los animales, los océanos, la atmósfera, la Tierra,  significa que aceptas toda la creación exactamente como es. Cuando llegamos a este mundo ya estaba todo creado. No fue elección nuestra ver lo que debía ser creado y lo que no debía ser creado. Ya estaba hecho y lo respetamos* ¿Podemos hacerlo mejor?
Tal vez, pero no lo creo. Por consiguiente, el respeto se basa en la aceptación completa de todo lo que existe tal y como es, no tal y como queremos que sea. Este es, más o menos, uno de los significados de la palabra respeto.

Una vez que te aceptas a ti mismo exactamente como eres, dejas de establecer juicios sobre ti mismo  Una vez que aceptas a todos los demás exactamente como son, dejas de establecer juicios sobre ellos* Entonces, algo increíble acontece en tu mundo:

CONVERTIRSE EN EL QUE VE

Encuentras la paz. No estás en conflicto contigo mismo y no estás en conflicto con nadie más. Todos los conflictos que existen en la humanidad tienen su origen en la falta de respeto. Todas las guerras son consecuencia de no respetar el modo de vida de otros artistas. En lugar de respetar sus derechos, empezamos a imponer lo que creemos a los demás. En lugar de paz, hay guerra.

El respeto es como una frontera. Lo que denominamos nuestros derechos y el respeto van unidos. Tenemos nuestros derechos, igual que todo lo que existe en el universo tiene sus derechos. Vivimos en un mundo que compartimos con billones de otros seres y el respeto posibilita que todos los soñadores vivan en armonía, que vivan en paz.

El quinto acuerdo también trata del respeto, porque respeto a otros artistas cuando escucho sus historias.  En lugar de ayudar a otros artistas a escribir su historia, les permito que escriban la suya.


Nunca seré yo quien escriba tu historia, del mismo modo que nunca permitiré que nadie escriba la mía. Respeto tu mente, tu sueño, tu creación. Respeto cualquier cosa en la que creas. Te respeto cuando no trato de decirte cómo vivir tu vida, cómo vestirte, cómo andar, cómo hablar, cómo hacer lo que sea que hagas en tu reino. Tan pronto como intente controlar tu reino, dejaré de respetarte y entonces iniciaremos una guerra por el control sobre tu reino. Si yo trato de controlarte a ti, en ese intento de controlarte, pierdo mi libertad. Por consiguiente, mi libertad está en dejarte ser lo que quiera que seas, lo que quiera que quieras ser. Cambiar tu realidad virtual no es mi trabajo.

Mi trabajo consiste en cambiarme a mí mismo.

Extracto del libro “El Quinto Acuerdo” Don Miguel Ruiz
Artículo Anterior Artículo Siguiente