Hay cinco modos de suicidarse respecto al éxito. 


1. Auto depreciación: no soy capaz, no sirvo para nada. 

2. Seguritis: ¿Si ya estoy bien así, para que pretender algo mejor? Todo anda bien, no hay nada que mejorar (¿De veras?). 

3. A los otros no les parece que cambiemos: (y la crítica de las personas negativas paraliza el avance). 

4. Me voy a retirar: el modo más fácil de fracasar es retirarse. El autoveneno más rápido es: "no hacer nada". 

5. Dejemos para más tarde: el posponer las cosas es no hacerlas. No deje para mañana lo que puede hacer hoy. Envíe hoy mismo esa carta. Vaya a visitar esa persona. El buen ejecutivo, cuando sabe que una cosa debe hacerse, la hace ya, sin dejar para más tarde. El progreso es: dar un paso más. Toda realización grande es una sucesión de realizaciones pequeñas. Los grandes no ganaron el éxito rápidamente. Cada paso aunque parezca pequeño, es un acercamiento hacia la meta. Escribir un párrafo después de otro y a los seis meses tiene un libro. Si le hubieran pedido de una vez todo el escrito, se habría desanimado. Shaw, célebre escritor, se propuso escribir cuatro páginas diarias. Así por nueve años, ganando el miserable sueldo de $ 10,00 diarios. A los nueve años era un escritor de fama mundial. No deje usted un solo día sin hacer algo a favor del ideal que se ha propuesto y cuando menos lo piense: lo habrá alcanzado.

Autor: Eliécer Sálesman

Artículo Anterior Artículo Siguiente