Procura caminar sobre los guijarros sin dejar de admirar la belleza de sus formas y deja a tus ojos el privilegio de contemplar el silencio del amanecer y la gracia de las garzas al describir con sus alas los colores del atardecer.

Afina tus oídos para oír la débil voz de las hojas al caer sobre el camino y anímate a seguir el ritmo de las olas al besar las rocas del serio acantilado.

Aprende de la naturaleza las lecciones escondidas en sutiles fragancias, frágiles cartílagos, e insignificantes escarabajos.

Acepta los consejos de los hombres probos, aunque viejos, porque si bien la razón ilumina, la experiencia es el lenguaje de todos los tiempos.

Esfuérzate por mantener tus manos limpias y tu corazón libre de sobresaltos. Así, cuando llegues al ocaso, podrás salir al encuentro de tu Padre y Creador sin sentir vergüenza de tu vida.


Desconozco su autor
Artículo Anterior Artículo Siguiente