"Deja que tu meditación sea más y más de movimiento. Por ejemplo, correr, nadar o bailar pueden ser una meditación hermosa. La consciencia debe añadirse al movimiento. Movi­miento más consciencia: ésa es la fórmula para ti. Corre, pero con plena consciencia; mantente alerta.

Es natural y fácil mantenerse alerta mientras estás en movimiento. Cuando estás sentado en silencio, lo natural es dormirse. Cuando te encuentras acostado en la cama es muy difícil mantenerse alerta porque toda la situación ayuda a quedarse dormido. Pero naturalmente en el movimiento, no te quedas dormido. Funciona de manera más alerta. El único problema es que el movimiento puede hacerse mecánico. Puedes estar corriendo mecánicamente. Puedes convertirte en experto, en un corredor profesional; entonces no hay nece­sidad de estar alerta. El cuerpo sigue corriendo como un mecanismo, un autómata; entonces se pierde el sentido del asunto.

Nunca te conviertas en un experto en correr. Sigue siendo un aficionado, de modo que permanezca el estado de alerta. Si alguna vez sientes que correr se ha vuelto automático, déjalo. Intenta nadar. Si esto también se vuelve automático, entonces baila. Lo que hay que recordar es que el movimiento sólo es una situación para crear consciencia. Mientras cree consciencia es bueno; si deja de crear conciencia ya no sirve. Cambia a otro movimiento donde tengas que estar alerta otra vez. Nunca dejes que ninguna actividad se vuelva automática".

Osho, Tónico para el alma
Artículo Anterior Artículo Siguiente