Es importante recordar que la razón por la cual le debemos perdón a otros es porque ser una persona espiritual es un regalo. Es casi un talento. O eres atraído hacia la espiritualidad con la habilidad de entender y conectar con esta o no. Así como no puedes enojarte con alguien por ser un mal cantante, no te puedes molestar con alguien por no ser espiritual. 

El perdón no se trata de entender a la otra persona. Se trata de entender que afortunados somos y cuan a menudo tomamos por descontado en nuestras vidas el ser espirituales. 

Yehuda Berg
Artículo Anterior Artículo Siguiente