La crítica es uno de nuestros mayores bloqueos. 

Alguna vez has escuchado a alguien decir: "No es por criticar, pero...". 

Sabemos que necesitamos dejar de criticar, así que intentamos endulzar nuestro juicio con palabras o expresiones bonitas. 

Pero el truco es aceptar y admitir que eres crítico. Una vez que estés consciente de ello, entonces puedes comenzar a cambiar tu estado de la crítica a la observación imparcial. 

Restringir nuestra negatividad no es suprimir nuestro comportamiento reactivo. Es superarlo.

Yehuda Berg
Afinación Diaria de la Conciencia de la Kabbalah
Artículo Anterior Artículo Siguiente