Si bien escucharla no es siempre sencillo, la crítica puede movernos a saltar e ir más allá de los límites hacia una mejor versión de nosotros mismos. 

Estar abiertos a la crítica da entrada a la Luz para que nos empuje hacia delante de dos formas. Al simplemente disminuir nuestro ego, nos quitamos de nuestro propio camino y la Luz tiene espacio para entrar. También, al realmente considerar la crítica podemos trabajar en mejorar quiénes somos y lo que hacemos. 

Ninguno de nosotros es perfecto. El problema es cuando permitimos que la crítica nos haga sentir mal o como si fuésemos menos de lo que antes éramos. 

Si un entrenador le dice a su equipo cómo puede jugar mejor, es sólo para ayudarlo a ser mejor. 

La crítica nos acerca más a ganar el juego. 


Yehuda Berg 
Afinación Diaria de la Conciencia de la Kabbalah
Artículo Anterior Artículo Siguiente