Recuerda: Cualquier pequeño cambio positivo en tu manera de pensar puede comenzar a desenredar el problema más enorme. Cuando le haces las preguntas correctas a la Vida, ésta te responde. 

Hay muchas maneras de hacer los cambios. Podríamos comenzar por mirar con sinceridad nuestras imperfecciones. No me refiero a sacar lo malo que pueda haber en nosotras, sino a ver las barreras que hemos levantado y que nos impiden ser todo lo que podemos ser, y sin reprendernos, eliminarlas y hacer cambios. Sí, muchas de esas barreras son cosas que aprendimos en la infancia. Cosas que jamás concuerdan con nosotras. Simplemente las aceptamos de otra persona. Pero si en una ocasión las aprendimos, ahora podernos olvidarlas. Una vez reconocemos que estamos dispuestas a aprender a amarnos, será necesario desarrollar ciertas pautas: 

1.  Abandona toda crítica. Criticar es un acto inútil; la crítica jamás lleva a nada positivo. No te critiques, quítate esa carga de encima. Tampoco critiques a los demás, ya que los defectos que encontramos en otros son simples proyecciones de las cosas que no nos gustan en nosotros mismos. Pensar negativamente de otra persona es una de las grandes causas de limitación en nuestra vida. Sólo nosotros nos juzgamos. Ni la Vida, ni Dios ni el Universo nos juzgan. 

Me amo y me apruebo. 

2.  No te metas miedo. Todas tenemos que dejar de hacerlo. Con demasiada frecuencia nos aterrorizamos con nuestros pensamientos. Solamente podemos pensar un pensamiento por vez. Aprendamos a pensar mediante afirmaciones positivas. De esa manera nuestros pensamientos mejorarán nuestra vida. Si te sorprendes metiéndote miedo, di inmediatamente: 

Dejo marchar la necesidad de asustarme. Soy una expresión divina y magnífica de la vida, y desde este momento vivo plenamente. 

3.  Comprométete en la relación que tienes contigo misma. Nos entregamos mucho en las relaciones que tenemos con los demás, pero a nosotras mismas más o menos nos dejamos de lado. Sólo de vez en cuando nos damos tiempo para nosotras. Así pues, quiérete de verdad, comprométete a amarte. Cuida de tu corazón y de tu alma. 

Soy mi persona favorita. 

4.  Trátate como a una persona amada. Respétate y mímate. Cuando te ames a ti misma estarás más abierta al amor de otras personas. La Ley del Amor requiere que concentres tu atención en lo que deseas, no en lo que no deseas. Concéntrate en amarte.

En este momento me amo totalmente. 

5.  Cuida tu cuerpo. Nuestro cuerpo es un templo precioso. Si quieres vivir una vida larga y satisfactoria es necesario que te cuides ahora. Necesitas tener buen aspecto y, por encima de todo, sentirte bien, con muchísima energía. La nutrición y el ejercicio son importantes. Has de mantener flexible el cuerpo y moverte con agilidad hasta el último día en que habites en el planeta.


Soy feliz, sana y completa.  

Fuente: El mundo te está esperando - Louise hay
Artículo Anterior Artículo Siguiente