Es momento de que veamos nuestros desafíos como lo que son en realidad: ¡Nuestros más grandes regalos! 

Cada obstáculo con el que tropezamos, cada reto que experimentamos en nuestras vidas no son otra cosa más que una oportunidad, ¡la mayor oportunidad, de hecho!, para revelar Luz en nuestras vidas. Estamos destinados a utilizar nuestros desafíos y saber que si los podemos superar, podemos superar cualquier cosa. 

La grandeza no se mide por lo que alcanzamos. Se mide por lo que superamos.

Kabbalah
Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto