¿Es cierto que algunos espíritus provocan los llamados "fenómenos paranormales", como objetos que se mueven, luces y aparatos que se encienden solos o incluso voces o imágenes que se detectan en dispositivos de vídeo y audio, y que provocan un gran temor en aquellos que son testigos de estos fenómenos? 
Sí, pero esto no significa que tengan un propósito negativo. A veces sólo son espíritus que intentan contactar con los encarnados porque quieren dar a conocer que siguen vivos. Suelen ser personas que han desencarnado recientemente, que todavía están apegados a la vida física y no quieren abandonar el ambiente en el que vivieron ni las relaciones que tuvieron, e intentan llamar la atención de los allegados para hacerles saber que siguen vivos. Les intentan hablar y tocar, pero como sus posibilidades de comunicación y contacto con los encarnados son limitadas (depende de la sensibilidad del encarnado) éstos no se aperciben de su presencia. A veces consiguen interferir en los aparatos que funcionan con electricidad (encienden y apagan bombillas, el televisor, la radio), pues les es más fácil interactuar sobre la energía que sobre la materia. Incluso a veces pueden mover objetos de sitio con la colaboración de la energía de algún encarnado, si éste tiene algún tipo de facultad mediúmnica. Y todo esto asusta mucho a los encarnados por la ignorancia de lo que está pasando, cuando en realidad no suele haber mala intención sino deseo de llamar la atención e inconsciencia del miedo que pueden causar en los encarnados. 

¿Se puede ayudar de alguna manera a estos seres desencarnados para que se den cuenta de su situación y puedan seguir su camino en el plano espiritual? 
Esto más bien depende de ellos que de vosotros, porque en el plano espiritual tienen la ayuda que necesitan para realizar ese tránsito, pero a veces les cuesta desprenderse de los lazos que les unieron al mundo material. Los espíritus que les asisten esperan a que por su propia voluntad decidan continuar el camino. También es bueno hablarles mentalmente porque en ese estado ellos captan los pensamientos. Se les puede explicar cuál es su situación, es decir, que ya han dejado la vida física (algunos están tan confundidos que no saben ni que han desencarnado), y que no pueden quedarse indefinidamente allí, que deben dejarse ayudar por los compañeros y seres queridos del plano espiritual. Lo que más les puede ayudar es evitar los sentimientos de pena y desolación por la pérdida, porque eso retiene a los menos preparados. El desencarnado siente lástima cuando los seres queridos sufren por su ausencia y les apena dejarlos solos en ese estado. El superar ese estado de pérdida y dolor les permite marcharse más tranquilos 

¿Se puede contactar con estos familiares desencarnados a través de médiums o videntes que hagan de intermediarios? 
El contacto se puede producir espontáneamente a través de sueños o vivencias conscientes, porque el fallecido suele querer despedirse del encarnado y aprovecha los momentos de mayor sensibilidad para contactar. Si esto no se produce espontáneamente no tiene sentido el provocarlo. A veces el ansia por contactar con los fallecidos es tan grande que se cae en manos de personas aprovechadas que previo pago de una cantidad de dinero te prometen el contacto deseado con el ser ya fallecido y muchas veces tal contacto no es real. Sólo es un fingimiento. No os debéis preocupar si no tenéis evidencias de contacto inmediatas con vuestro ser querido desencarnado. La muerte no existe y todo el que falleció continúa su vida en el plano espiritual, aunque no hayáis tenido ese contacto. Si no se produce, a veces es debido a vuestra falta de preparación para el mismo. Muchas veces la pena os inunda y os bloquea para percibir lo que vuestro ser querido os quiere transmitir. Un contacto en ese momento os podría aumentar el sentimiento de pérdida y prolongar todavía más el periodo de desprendimiento y, por ello, el sufrimiento. Superad la pena y entonces tal vez podáis tener aquello que deseáis. Durante el sueño os desprendéis del cuerpo físico y podéis llegar a donde ellos están. Si estáis sensibles y receptivos podréis recordar esa experiencia. 

¿Y qué opinión tienes de los videntes y de las personas que afirman adivinar el futuro o penetrar en el pasado, mediante la quiromancia, el tarot y otras técnicas semejantes? 
El futuro no está escrito. El acceso a los recuerdos del pasado y a las posibilidades del futuro de cada persona en particular, lo que se denominan "los registros akásicos", aunque posible, es algo que está muy restringido. Sólo se permite al encarnado acceder excepcionalmente a su registro personal, pero no al de otras personas, si esto le puede resultar beneficioso para su evolución. Este acceso se produce generalmente mientras está durmiendo y la vivencia se recuerda como un sueño o premonición, e incluso a veces como visiones en estado de relajación profunda. 

Pero no es cuando uno lo desea, sino cuando el mundo espiritual lo considera oportuno. 
Tened claro que los espíritus guías no facilitan el acceso a este conocimiento para satisfacer la curiosidad, la codicia o algún tipo de interés egoísta, que es mayoritariamente el motivo por el cual la gente quiere saber cosas sobre su futuro o su pasado. Sin embargo, es asombroso observar la cantidad de gente que afirma poder penetrar en los registros akásicos de los demás, muchas veces previo pago de una cantidad de dinero, y poder conocer el pasado y futuro de una persona con enorme facilidad, tan sólo lanzando unas cartas al azar, o abriendo al azar un libro, o interpretando en la posición de las entrañas de un animal sacrificado o cualquier otro tipo de juego o ritual, más o menos desagradable. Todo esto es falso, claro. 

¿Pero no es cierto que algunos de esos videntes aciertan en sus predicciones? 
En la mayoría de casos, no. La apariencia de acierto proviene de que el supuesto vidente actúa con astucia, y sabe halagar al cliente, al mismo tiempo que sabe sacarle la información necesaria para poder responder y decirle al cliente lo que quiere escuchar. Y cliente satisfecho es cliente fijo que volverá a pagar gustosamente el precio de la sesión. ¿Quién puede creer que su destino o su futuro pueda estar escrito en unas cartas lanzadas al azar? ¿Acaso no ocurrirá que si le vuelven a lanzar las cartas tras barajar de nuevo aparecerán algunas cartas diferentes y en diferente orden? ¿Quiere decir esto que su futuro será entonces diferente? Utilizad el sentido común y caeréis en la cuenta de que, por ejemplo, el tarot no es más que un juego. El que cree que al echar unas cartas puede adivinar el futuro o penetrar en el pasado es como aquel que por jugar bien al Monopoly cree que es economista o por saber jugar bien a los videojuegos de aviones cree que ya es piloto. No mezcléis los juegos con la espiritualidad, ni le deis credibilidad a aquello que no tenga un fundamento. Todo esto no es espiritualidad y si no se es consciente de ello se pueden mezclar mentiras con verdades y confundir la espiritualidad con la superchería.

¿Y en esa minoría de casos en que aciertan y se sabe que es cierto lo que dicen? Por ejemplo, cuando dan algunos detalles de la vida de uno que son ciertos, ¿cuál es la explicación? 
Es cierto que algunas de esas personas tienen el don de la mediumnidad, pero la utilizan incorrectamente, pues la mediumnidad es un don espiritual que no se debe utilizar vanamente ni con propósito de lucro, y mucho menos ejercerlo como una profesión. Algunos espíritus poco avanzados se afilian a ellos porque les resulta divertido ver las reacciones de los clientes cuando les aciertan algo de su pasado. Pero si aciertan no es por lo que vean en las cartas, sino porque esos espíritus les dan algunas informaciones que son ciertas para ganarse la confianza del cliente, lo cual no quiere decir que todo lo que se les diga sea cierto. También hay personas con mediumnidad que no tienen mala fe en lo que hacen, sino que por su ignorancia se han dejado llevar por el egoísmo del mundo y han mezclado su verdadera capacidad con prácticas aprendidas terrenalmente. En estos casos suelen recibir asistencia de algunos espíritus, que aunque no son muy avanzados, no tienen mala intención. 

¿Cuál es tu opinión sobre la Astrología, es decir, la influencia de los astros en la vida de las personas? ¿Y sobre los horóscopos y las cartas astrales? ¿Es cierto que sabiendo la fecha y hora de nacimiento de una persona se pueden predecir rasgos de la personalidad o de sucesos que le van a pasar en la vida? 
Es cierto que todos los seres de la creación están interconectados y que los astros poseen un aura energética que influye en los demás astros, y en los seres que los habitan. También es cierto que su influencia se hace más intensa cuando más cerca se está de ellos, al igual que la fuerza gravitatoria se deja sentir en mayor o mayor medida en función de la cercanía; o lejanía a la Tierra. También es cierto que determinadas influencias astrales pueden ser más o menos favorables para realizar determinados trabajos espirituales y, sabiendo esto, los espíritus avanzados pueden elegir determinadas épocas más favorables para desempeñar ciertos trabajos del plano espiritual. Pero sabed que sólo son influencias, no determinaciones. El corredor de maratón desea siempre una temperatura agradable y una humedad moderada para la competición, porque sabe que son las condiciones más adecuadas para conseguir una buena marca. Pero no es el tiempo favorable lo que hace de él un buen corredor de maratón, ni el tiempo desfavorable va a hacer de él un mal corredor de maratón. La influencia se restringe a modular su marca. Pues así ocurre con las influencias astrológicas. El espíritu que es avanzado lo será independientemente de la posición de los astros en el momento de su nacimiento y el que no lo es, tampoco una posición favorable de los astros lo va a convertir en un espíritu avanzado. ¿Quién puede pensar que un espíritu que vaya a encarnar en breve vaya a tener una vida diferente o su personalidad vaya a ser diferente por el hecho de nacer dos semanas antes o después? ¿No hemos dicho ya que la personalidad y el avance espiritual de ese ser es fruto de su aprendizaje espiritual conseguido en innumerables encarnaciones? ¿O cómo podemos pensar que los acontecimientos de su vida estén predeterminados por la fecha de su nacimiento, cuando estamos diciendo que las pruebas se eligen y se preparan antes de encarnar por libre elección y que depende de su voluntad y libertad el superarlas o no? Tened clara una cosa: el futuro no está escrito. Si el futuro del ser humano estuviera decidido por la fecha de su nacimiento ¿dónde estaría el libre albedrío entonces? Si os centráis mucho en lo que es accesorio se os pasará por alto mucho de lo que es importante.


Continuará...


Extracto del libro  "La ley del amor" - Las Leyes Espirituales II de  Vicent Guillem
Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto