El séptimo Aspecto Principal de Dios es Principio. ¿Qué cosa es Principio? Procedamos a considerar unos ejemplos ya conocidos por ustedes.  

“El Agua busca su propio nivel” es un principio. Toda agua, en toda la Tierra, jamás se dobla ni se quiebra. Inclinando un vaso de agua hacia la tierra, el agua permanece horizontal, o sea que busca su propio nivel, horizontal. Esto no cambia jamás. Tú no puedes obligarla a subir un cerro verticalmente. Puedes impulsarla mecánicamente a que alcance un nivel superior y por escalones ir llevándola hasta la cima del cerro. Puedes dejarla caer desde un nivel superior a un nivel inferior, pero en cualquiera de los niveles, ella se mantiene horizontal. Ese es su nivel y ella se adapta a él.  

“La materia se expande bajo el calor”. Es un principio y por eso jamás varía. “Los ángulos de cualquier triángulo siempre suman 180º”.  

Estos principios son ciertos desde hace billones de años y seguirán siendo ciertos de aquí a billones de años. Jamás cambiarán en ninguna parte.  

Dios es el Principio de la Armonía Perfecta, por consiguiente lo que haga Dios Creador tiene que ser de acuerdo con la Armonía Perfecta. Si no lo estamos viendo así, el defecto está en nuestra vista, interior o exterior.  
La Oración Científica, que estudiamos en estas enseñanzas, no trata de cambiar las leyes ni le pide a Dios que transforme una ley para complacernos. Nos sintoniza con el Principio y vemos cómo nos sale el asunto perfecto.  

Así como cuando tú quieres escuchar un programa especial en la radio o televisión, tú buscas sintonizar tu aparato con la onda de la Estación, así cuando quieres proceder en cierto modo, piensas en Dios o en la Ley relacionada, o en la Entidad que se encarga de ese departamento (Maestro Ascendido, Arcángel, Elohim, etc.), o simplemente en tu Cristo Interior que es tu Yo Superior, y pides Luz, ayuda, inspiración, y verás manifestarse lo que pides. 

Insiste en tu derecho de que la perfecta armonía es la Ley del Ser, y no se te puede negar lo que pidas porque ésta es una poderosísima afirmación, porque es la Verdad, y la Verdad es Dios.

 Fuente: Metafísica 4 en 1 de Conny Méndez
Artículo Anterior Artículo Siguiente