Antes de que lo lean contesten esta pregunta. 
¿Qué preferirían? 
¿Éxito, abundancia o amor? 
Solo pueden escoger una 

Los tres ancianos
Una mujer salió de su casa y vio a tres ancianos con largas barbas blancas sentados al frente de su casa. No los reconoció. 

Dijo "¡creo que no los conozco pero deben de estar hambrientos!, por favor entren y tengan algo de comer". 

"¿Está el hombre de la casa dentro?" preguntaron. "No", dijo ella. Él está fuera. Entonces no podemos entrar, replicaron. 

Al anochecer cuando su esposo llegó a casa, le contó lo que había ocurrido. "Ve a decirles que estoy en casa e invítalos a entrar". 

La mujer salió e invitó a los hombres a entrar. 

"Nosotros no entramos a la casa juntos", replicaron. ¿Por qué?, quería saber ella. 

Uno de los ancianos explicó: "su nombre es abundancia", dijo señalando a uno de sus amigos, y luego dijo señalando al otro, "él es éxito y yo soy amor". 

Luego agregó, ahora entra a tu casa y conversa con tu esposo sobre a cual de nosotros quiere en su casa. 

La mujer fue y le contó a su esposo lo que le había dicho. Su esposo estaba encantado, ¡qué bonito!, dijo. Ya que este es el caso invitemos a la abundancia, déjalo entrar y que llene nuestra casa de abundancia. 

Su esposa no estaba de acuerdo. "¿Querido por qué no invitamos a éxito?" Su nuera estaba escuchando desde el otro lado de la casa. Saltó con su propia sugerencia: "¿No sería mejor invitar a amor, nuestra casa se llenaría de amor?" 

Escuchemos el consejo de nuestra nuera dijo el esposo a su esposa. Ve e invita a amor para que sea nuestro invitado. 

La mujer salió y le preguntó a los tres ancianos, ¿Quién de ustedes es amor?, por favor entre y sea nuestro invitado 

Amor se levantó y empezó a caminar hacia la casa. Los otros 2 se pararon y lo siguieron. 


Sorprendida, la señora le pregunto a abundancia y a éxito; solo invité a amor, ¿por qué vienen ustedes? 

Los ancianos replicaron juntos "si tu hubieras invitado a abundancia o a éxito, los otros dos de nosotros nos hubiéramos quedado afuera, pero como invitaste a amor, a dondequiera que él vaya vamos nosotros con él. 

Donde quiera que haya amor hay también abundancia y éxito.

Desconozco el autor
Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto