Por más empeño que pongamos en que esto no suceda, siempre existirá la posibilidad de que alguien nos critique o haga comentarios negativos acerca de nosotros con la intención de hacer que nos sintamos mal. Individuos así, como dice una vieja canción, "son más dignos de lastima que de reproche".   

Esa pobre gente (pobre de mente y carecen de felicidad) trataran de humillarte y de hacer que te sientas abatido, sobre todo si ven que eres un blanco fácil para sus críticas.   Lo que realmente persiguen es que entres en su juego para poder ellos sentirse superiores y aliviar así sus propios problemas de autoestima. Si respondes a sus críticas enfadándote o agachando la cabeza, habrán conseguido lo que se proponían: que su opinión sobre ti prevalezca  sobre la tuya propia.   

Hasta tanto no te sientas plenamente contento contigo mismo, evita siempre que puedas el contacto con ese tipo de gente.   Cuando tengas que verte con personas así, porque lo amerite tu trabajo o tus vecinos, no entres al trapo intentando devolverles la pelota con una respuesta mordaz. Limítate a sonreír y no respondas a sus provocaciones. No consientas que suba momentáneamente su autoestima a costa del empobrecimiento de la tuya.

Afirmación positiva:

"Me niego a sentirme mal sólo para hacer que otros se sientan mejor"



Extracto de 52 cosas que puedes hacer para elevar tu autoestima - Jerry Minchinton
Artículo Anterior Artículo Siguiente