Lo primero es conocer cómo funciona el karma.  Entender y analizar todas esas situaciones que hemos vivido, los problemas que hemos tenido que asumir una y otra vez, entendiendo que todo ocurre por alguna razón, y buscando cuál es el significado o qué enseñanza debes aprender ahí.

Asimilar y asumir tu responsabilidad y poder, entendiendo que no es un castigo, sino un aprendizaje.

Existen karmas de ataduras, estos son aquellos en los que nos hemos comprometido con alguien por alguna razón.

Ejemplos:
-          Personas que juran amor eterno.
-          Personas que se comprometen a ayudarte por siempre.
-          Personas que se comprometen a estar siempre a tu lado.

 Estos son algunos que se me ocurren ahora, aunque la lista imagínate si puede ser más extensa… en fin, cualquier contrato, juramento, acuerdo o promesa que hagas a otra persona más allá de esa vida.

Ahí creas una atadura karmica, se crean lazos o nudos entre ambos y esto se va manifestando de diferentes maneras durante vidas posteriores.  En una siguiente vida puedes volver a coincidir con esa persona con la que te comprometiste, solo que en esta ocasión, los papeles y las circunstancias han cambiado, es decir, esa persona que antes podría ser una pareja ahora es un hermano… y si antes te comprometiste a ayudarlo, en esta siguiente vida, es él quien te da muchos problemas y te resulta una carga. Por alguna razón, ahí en esa promesa que hiciste te creaste una deuda karmica.

Otra forma de crearte deudas karmicas son a través de tus malos actos o actos egoístas, haciendo daño a otra persona, o a un grupo de personas.
  
Para eliminar cargas karmicas en el caso de haber hecho promesas o juramentos lo mejor es decir a diario:

-  Invoco al Arcángel San Miguel para que me ayude a cortar todos mis contratos, juramentos y acuerdos que he hecho a todo ser vivo de esta vida o de mis vidas pasadas.
-  También pido perdón a todo ser vivo que haya dañado en esta vida o en mis vidas pasadas, como perdono a cualquier ser vivo que me haya hecho daño en esta vida o en mis vidas pasadas.  (Esta frase en concreto tiene una energía tremenda, me la enseñaron mis guías y yo noto como la energía se expande y llega a cada ser con el que tengo una deuda o tiene deuda conmigo y ayudo a liberar karmas).

Para liberar karma pasado lo mejor es pedir ayuda al Arcángel Zadkiel, el pertenece al rayo violeta, la energía violeta transmuta y libera todo, crea perdón. Por eso es bueno cada vez que queramos liberar karma, llamar al Arcángel  Zadkiel, y pedirle que nos envuelva con su llama violeta para que nos aporte la energía de liberación y podamos sanar nuestras vidas pasadas.

Para liberar karma presente o cortar ataduras con personas de esta vida, debemos invocar al Arcángel Miguel, pertenece al rayo azul, que proporciona protección y fuerza.

Invocando a estos dos Arcángeles somos ayudados a liberarnos de cualquier karma.

Para liberar karma del pasado por malas acciones:
Ya por sí solo, el karma va creando situaciones para que vayamos pagando la deuda, lo importante de estas situaciones, tan difíciles de entender, es que comprendamos y asimilemos el aprendizaje que venía oculto.

Ejemplo:
-  Si te roban un bolso y te dedicas a maldecir a la persona que te robo, y actúas con rabia y enfado, y piensas que esa persona que te robo tiene la culpa y te sientes una víctima, y deseas mal a esa persona, y te quedas con esa idea. Ahí no ha habido aprendizaje. En cambio si te roban y entiendes que en otra vida has robado a otra persona y la has dañado y estas pagando karma y con buena fe lo aceptas, ahí hay aprendizaje. Como lo entiendes perdonas a quien te robo en esta vida, y eres perdonado a quien robaste en otra vida. Es una situación que se sana.

No olvides que jamás te ocurre algo malo porque si. Siempre hay un motivo, un aprendizaje y una deuda karmica.

Otra forma de pagar karma para evitar que te vengan acciones peores es ayudar a los demás, sea como sea la forma de ayudar a los demás:

- Dando limosna.  O apoyando a alguien económicamente…
- Escuchando y apoyando a una persona depresiva.
- Tratando bien a las personas que no te simpatizan demasiado.
-  Rezar por otras personas que conozcas que necesitan ayuda.
-  Rezar y pedir por personas que ves en la calle que no conoces de nada pero observas que necesitan ayuda. 
-  Y  todo lo que se te ocurra que puedes hacer por los demás con amor y humildad.
-  Desearle bien a la gente.

Existen oraciones que ayudan a liberar karma, usando la llama violeta:
Decir con frecuencia sintiéndolo profundamente: “Yo soy” siempre un gigantesco pilar de fuego violeta consumidora, hecho de puro amor divino, que trasciende todos los conceptos humanos y der­rama constantemente sobre mi y sobre toda la humanidad todo el triunfo y toda la perfección del padre. Poderosa presencia “yo soy” asume el mando absoluto de mi mente, mi cuerpo y mi mundo: aplica tu cristalina llama violeta consumidora en mi y con­sume todos mis errores y defectos pasados y presentes, su causa y efecto, núcleo, raíz y disuelve todos mis problemas para siempre.

Haz esto con todo el que lo necesite o sea contrario a ti: “YO SOY” la ley del perdón y la llama violeta transmutadora de todos mis errores, pasados y presentes. “yo soy” la ley del perdón y la llama violeta transmutadora de todos los errores pasados y presentes de este hermano. “yo soy” la ley del perdón y la llama transmutadora de los errores de toda la humanidad. Gracias padre, que me has oído.”

(Oraciones copiadas del libro: la práctica de las llamas del maestro ascendido Saint Germain).

Nunca podrás evitar en su totalidad que te ocurran algunas cosas si el karma es muy fuerte, pero con esto ya te ahorraras mucho sufrimiento y tu vida, mejorara tremendamente.

Con luz y amor,

Autor: Aguahh
Artículo Anterior Artículo Siguiente