Si te convences de esto, dejarás de pensar que tu situación actual es responsable de la situación económica que vives ó viviste en tu familia, la escuela que asististe ó dejaste de asistir, de tu jefe, de la compañía, del presidente en turno, en fin que tus circunstancias externas pasadas y presentes no te definen. Este concepto le causa comezón a mucha gente que si tu lo aceptas como válido te advierto que te hace diferente a los demás.  El gran inconciente colectivo esta resignado a las creencias de lo que nos toco vivir. La gente como espero seas tú tenemos puestos los pies en la tierra y la vista en las estrellas.

Te aseguro que la gran mayoría de gente a tu alrededor vive con un pesar por conjugar constantemente la frase “tengo que”.  Quiero convencerte por si estas en este grupo que tenemos que hacer un cambio de enfoque y cambiarnos a la conjugación de “quiero que”. Es despertar nuestras energías internas para atraer lo que pensamos.

El ser humano solamente alcanza a ver afuera lo que llevamos dentro. Te voy a dar un ejemplo para que te quede clarísimo. Imagínate que tienes una naranja en tus manos, le hacer un pequeño orificio y luego presionas la naranja con tus manos, al exprimirla ¿que sucede? Sencillo: sale jugo de naranja, porqué eso, es lo que tiene adentro la naranja.
Si a una persona ante las diversas circunstancias la presiona, ¿qué crees que salga de ella? Claro saldrá una reacción ante la vida de lo que lleve dentro. Te das cuenta que lo que llevas dentro es muchísimo más importante que cualquier circunstancia externa.

Esto funciona de la siguiente manera:

Información que metes a tu mente -> genera pensamientos acorde a esa información -> tus pensamientos generan acciones -> Y estas acciones logran resultados en tu vida. 

Este modelo funciona en ti y  en mí, de manera conciente e inconciente. Piénsalo la gente interesada en un tema ó aspecto de la vida atrae información, que genera pensamientos y acciones afines y da en tu vida un resultado.  Si quieres un cambio en tu vida, comienza por cambiar la información que ingresa a tu mente.  El ser humano que vive en la abundancia, la oportunidad, el amor, esta en el mismo nivel de frecuencia de su información y pensamientos. Hace unos días platicando con un amigo muy informado en temas de negocios le hice la pregunta: ¿tú crees en que vivimos épocas de crisis, de falta de oportunidades y de pobreza? Su respuesta fue: Depende a quién le preguntes; extraordinaria respuesta independiente del país y condiciones económicas que vivas, siempre el factor personal va a ser más determinante.

Cuando empiezas a generar una nueva conciencia, te empiezas a cuestionar cómo funcionan las cosas; una de las ciencias que más ha aportado a dar respuestas de cómo funciona el mundo es la física, que con sus modelos experimentales influencio a la química, la medicina, la psicología, otras ramas de la ciencia e incluso a la religión. Esto es muy importante porque por siglos nos ha marcado la mentalidad de ver para creer. Te invito que experimentes la dicha de pensar que es al revés. Creer para ver.  Este concepto nos aleja del lado animal de simplemente reaccionar del medio ambiente, el ser humano es el único ser viviente en el planeta que puede escoger cómo reacciona al medio ambiente. Me pegan - pego, me insultan - insultó, etc.. Hay personas que piensan en que estas reacciones al medio ambiente son actos de justicia. Te doy una definición de justicia que pongo a tu consideración: “Justicia es el maquillaje de la venganza”.

A tal grado llegamos a cargar con las circunstancias que vivimos que nos deforma la expresión del rostro debido a los pensamientos de los últimos años. Desde hace unos 10 años hay una rama de la psicología que estudia este efecto y se llama psicomorfología. Aquí te quiero dar una recomendación: Sonríe lo más frecuente que puedas. Cuando te encuentres a una persona con un rostro adusto, mal encarado, cómo sonriendo pero con el medio circulo hacia abajo, imagínate que en su  vida le ha dado lugar a un nivel de pensamiento de ese nivel de tesitura.

Tenemos que entender algo básico: Lo pensamientos son cosas. Sí tarde que temprano se convierten en cosas, ¿en qué? En lo que tú hayas estado pensando. Una persona realiza algo en la vida que se imagina que lo puede hacer ó que se vea haciéndolo, el caso contrario es valedero. Una conclusión que espero que ya hayas llegado es saber que una persona con abundancia de salud, espiritualidad, oportunidades, amistades, amor, y bienes materiales tiene pensamientos acordes a esto.  Si otra persona se la pasa quejando, maldice el inicio del día, reniega de Dios, envidia a su vecino, habla mal de los demás, no tiene una lectura de información positiva ¿cómo crees que viva esa persona, en términos emocionales, materiales y de todo tipo?  Te das cuenta, tú tienes la capacidad y posibilidad de escoger cuál de estas dos circunstancias de los ejemplos anteriores quieres vivir.

Se que siempre hay alguien en contra que piense: “Yo conozco a una persona cascarrabias, avara y que tiene muuuuuucho dinero”. Si claro esa persona no tiene abundancia, simplemente tiene mucho dinero.  En este capítulo estamos analizando como lograr abundancia en tu vida no solo mucho dinero. Es más te diré que conozco dos casos que obtuvieron el primer lugar de la lotería de México, una gran cantidad, más de la que habían soñado. Ambos después de algunos años se terminaron esa gran fortuna y viven en peores condiciones aún de antes de haber recibido el premio de la lotería. Te das cuenta la abundancia no es amasar una gran fortuna, no es recibir mucho, es una conexión constante a un flujo de abundancia universal que te provee de todo lo que necesitas, ¿cuánto? No lo se, varía para cada uno de nosotros pero la sensación de carencia, pobreza y temor no existe. Eso es lo que quiero invitarte a que tú y yo lo sintamos.

Sabes ¿cuál es el principal obstáculo para lograr todo lo anterior? Que tenemos grabado un modelo ideal de nosotros, de la vida y de las cosas.  Y hay una maquinaria atrás moviéndose a que tu sigas creyendo el modelo de mujer que debe ser, el modelo económico de debe parecer la gente exitosa, la rueda de la mercadotecnia nos estudia perfectamente para que siempre haya algo por que corres tras de ello. Consecuencia práctica siempre andamos viviendo un hueco de lo que nos falta y que dice el modelo que debiera ser. Con una nueva conciencia buscamos que te confrontes contigo mismo, que dejes de ir tras la zanahoria como el burrito del molino. En 58 capítulos he buscado que te preguntes ¿quién eres?, ¿de dónde vienes?, ¿A dónde vas?, ¿cuánto vales por lo que llevas dentro y no lo te cubre por fuera?, ¿Por qué estoy aquí?, ¿cuál es la misión en tu vida? Obvio es que la falta de estos cuestionamientos genera un vacío existencial. Nadie puede saber para que vinieras, solo tú.  La vida es un experimento y el ser humano esta comprometido a hacer todo lo que pueda con los dones que ha sido agraciado.

Entender que el modelo ideal de mujer, de trabajo, de país, de hombre, de dinero, NO EXISTE, todo lo que vives ya esta acordado aún antes de nacer, vívelo con amor. Cuando dejes de quejarte, cuando cambies la pregunta ¿porqué yo? Y la transformes por ¿para que a mí? Dejaras de vivir reactivamente, encontraras sentido a tu vida, la abundancia florecerá de manera casi mágica, cuando tengas el valor de cambiar lo que no quieres ser, por lo que de verdad deseas vivir entonces, cuando decidas vivir tu vida y permitir que los demás vivan la suya; esta riqueza de nuevo pensamiento transformará tu enfoque a encontrar nuevas opciones de vida que traerá la abundancia que te permita tener…. ¡Emoción por existir!

Del Taller de Autoestima de Juan Carlos Fernández. Capitulo 59 - Volumén 2 
Artículo Anterior Artículo Siguiente