Todo en la vida tiene que ver con la manera en que te sientes. Cada decisión que tomas en tu vida está basada en la manera en que te sientes. ¡Son tus sentimientos el poder motivador único de toda tu vida!

Lo que quieres en la vida lo quieres porque lo amas y porque te hará sentir bien. Lo que no quieres en tu vida no lo quieres porque te hará sentir mal.

Quieres salud porque estar saludable te hace sentir bien, mientras que estar enfermo te hace sentir mal. Quieres dinero porque te hace sentir bien comprar y hacer las cosas que amas, mientras te hace sentir mal cuando no puedes hacerlo. Quieres tener relaciones felices porque te hacen sentir bien, mientras que las relaciones difíciles te hacen sentir mal. Quieres felicidad porque te hace sentir bien, mientras que ser infeliz te hace sentir mal.

¡Todas las cosas que quieres están motivadas por los buenos sentimientos que te traen! ¿Y cómo recibes las cosas buenas que quieres en tu vida? ¡Mediante buenos sentimientos! Los dólares te quieren. La salud te quiere. La felicidad te quiere. ¡Todas las cosas que amas te quieren! Están ansiosas de entrar en tu vida, pero tienes que dar buenos sentimientos para que te lleguen. No tienes que esforzarte y luchar para cambiar las circunstancias de tu vida; lo único que tienes que hacer es dar amor mediante buenos sentimientos, ¡y lo que deseas aparecerá!

Tus buenos sentimientos aprovechan la fuerza del amor, el poder para todo lo bueno de la vida. Tus buenos sentimientos te dicen que ése es el camino hacia lo que quieres. Tus buenos sentimientos te dicen que cuando te sientes bien, ¡la vida será buena! ¡Pero primero tienes que dar buenos sentimientos!

Si te has pasado la vida diciéndote: "Voy a ser feliz cuando tenga una casa mejor", "Voy a ser feliz cuando tenga trabajo o reciba una promoción", "Voy a ser feliz cuando mis hijos terminen sus estudios universitarios", "Voy a ser feliz cuando tengamos más dinero", "Voy a ser feliz cuando pueda viajar" o "Voy a ser feliz cuando mi negocio tenga éxito", nunca vas a tener esas cosas porque tus pensamientos están desafiando la manera en que el amor funciona. Están desafiando la ley de atracción.


¡Tienes que ser feliz primero, y dar felicidad, para recibir cosas felices! No puede ocurrir de otra manera, porque lo que deseas recibir en la vida, ¡tienes que darlo primero! Tienes control sobre tus sentimientos, tienes control sobre tu amor, y la fuerza del amor te devolverá todo lo que das.

Fuente: El Poder - Rhonda Byrne
Artículo Anterior Artículo Siguiente