Que el techo encima de nosotros nunca caiga y que los buenos compañeros debajo de él nunca se salgan. ~ Bendición irlandesa
Por Maria Khalife

¿Alguna vez has estado en un edificio – con frecuencia un lugar de oración – que se siente seguro y lleno de paz? ¿Qué tal tu propio hogar: se siente seguro y lleno de paz? ¿Sabes lo que crea esa sensación de libertad, paz y seguridad? ¿Te gustaría establecerlo para tu hogar?

¿Qué significa limpiar un espacio?

Cuando un espacio como un templo, un área de recepción en una oficina comercial, o la casa de una persona se siente calientita, cómoda y acogedora, está prácticamente garantizado que el espacio ha sido limpiado con un ritual para sacar la energía negativa. Dentro de un lugar de oración, el incienso, el canto, la oración y las velas se utilizan con frecuencia para eliminar la energía negativa. Dentro de una oficina la limpieza, la cera para muebles, las flores y la luz mantienen el espacio despejado y acogedor.
En la casa de una persona, las mismas cosas son posibles. Es maravilloso entrar en un espacio donde tienes la sensación que te dicen “entra, me alegro de que estés aquí.” Vamos a ver cómo podemos lograr esta sensación en nuestras propias casas.

¿Cuáles son los elementos básicos para limpiar el hogar?
Podemos tomar prestado del ritual que hacen los monjes para que nuestros hogares se sienten tan seguros, tranquilos y acogedores como sus templos.

Elimina el desorden. Mira a tu alrededor y deshazte de las cosas que han estado allí por varios años sin ser utilizados. Si están rotas, arréglalas. Si sólo están ocupando espacio, dáselas a alguien que sí las pueda apreciar.

El desorden se debe a un problema emocional y sólo se siente pesado, por lo que deshacerse de él ilumina automáticamente tanto tus sentidos y el espacio. El desorden frecuentemente está asociado con una sensación de “falta” o un sentimiento de culpa, depresión, o una relación fallida, ¡así que dejalo ir!

Limpia la nevera o la despensa de alimentos que ya están caducos. Quita cualquier cosa de la habitación que tenga una carga negativa para ti, como un recuerdo de una relación fallida, por ejemplo, o plantas muertas.

Abre las ventanas. El aire fresco es importante para la limpieza de una habitación. Asegúrate de que las ventanas y los marcos de las ventanas estén limpios. Deja que el aire circule en la habitación por un mínimo de media hora hasta seis horas antes de comenzar el ritual.

Prepara las herramientas. Los rituales son una hermosa manera formal para asegurarte de que la energía en tu hogar es positiva. Algunas herramientas que puedes elegir son las velas sin aroma, sal entera, enebro o salvia, campanas o un gong, o tambores tribales. Algunas personas usan el agua bendita. Algunos usan flores frescas.

No uses joyas. Medita un poco antes del ritual para centrarte. Pon música suave y edificante.

Considera las esquinas. Con frecuencia la energía se estanca en las esquinas de una habitación, así que presta atención a ellas al realizar tu ritual.
Silencio. Elimina todo el ruido externo que puedas. Apaga los aparatos y el radio. Si estás utilizando salvia o incienso, apaga las alarmas de incendio antes de comenzar el ritual.

El Ritual

Entra en la habitación que deseas limpiar. Debes estar completamente hidratado. Confía en tus instintos. Camina por el perímetro exterior de la habitación al menos seis veces en cualquier dirección, poniendo atención a cualquier influencia negativa que puedas sentir al caminar. Es importante mantener la concentración para mantener tu conciencia en su más alto nivel.

1) Crea tu intención. Escribe en una hoja de papel los resultados que deseas alcanzar y léelos en voz alta al principio. Por ejemplo, “voy a soltar por completo toda la negatividad asociada con mi relación anterior y voy a abrir el espacio para un mayor éxito para mí y para los demás.”

2) Establece un altar. Organiza todas las herramientas al alcance de la habitación, junto con cualquier otro símbolo que sientas que podría ayudar en el proceso, como una pequeña estatua de una figura querida.

3) Rocía un poco de agua en el aire de la habitación y/o enciende un poco de incienso y deja que la deriva de humo pase por toda la habitación. También puedes utilizar la salvia y agitar el humo en todos los rincones de la habitación.

4) Para cambiar la energía de la habitación, camina por la habitación y aplaude para interrumpir la antigua energía. Comienza agachado cerca del piso al hacerlo por primera vez. La segunda vez, hazlo al nivel medio, y llegar más alto en la tercera vez. Deja que tu intuición te guíe. Puedes utilizar un sonajero en lugar de aplaudir.

5) Espolvorea sal de piedra en toda la habitación, permitiéndote ser atraído a los lugares donde la energía se siente más oscura. Si puedes dejar la sal en su lugar por doce horas, hazlo.

6) Toma las campanas que tengas y suénalas por la habitación para añadir ligereza y una vibración más alta. Anuncia tu intención mientras las suenas.

7) Si utilizas agua bendita, échala en donde se siente que es necesario.

8) No te apresures al hacer la limpieza. Deja que la habitación tenga la energía renovada por el mayor tiempo posible. Ofrece una oración de agradecimiento por el cambio.

La limpieza ritual es una maravillosa manera de eliminar la negatividad en tu casa debido a los pleitos, la enfermedad u otros trastornos. Es una manera en que puedes controlar los elementos armoniosos de tu casa para que ese letrero que dice “Bienvenido” realmente signifique ¡Bienvenido!

Que tu hogar siempre sea demasiado pequeño para contener a todos tus amigos. ~ Autor Desconocido




Artículo Anterior Artículo Siguiente