El té verde es una de las bebidas que más beneficios aporta al ser humano. Entre algunas de las propiedades que se le atribuyen -muchas de ellas comprobadas científicamente- se encuentran la de ser antioxidante, excelente para perder peso y que ayuda a disminuir los triglicéridos. Conoce más sobre esta gran infusión.

Los científicos no cesan de encontrarle propiedades últimamente. Chi Pui Pang, de la Universidad de Hong Kong, ha demostrado que los antioxidantes que contiene (vitamina C, vitamina E, luteína y zeaxantina) pueden ser absorbidos por diferentes tejidos del ojo, incluida la retina, lo que previene el glaucoma y otras enfermedades oculares. 


Protege contra la enfermedad del corazón. El té verde evita que se formen radicales libres y evita el daño de la delicada piel que reviste nuestras arterias. Disminuye  los niveles de grasas totales, principalmente las grasas malas (LDL) disminuyendo así el riesgo de ataques cardíacos y enfermedades del corazón.

Disminuye los triglicéridos: inhibe un tipo de enzima llamada lipasa pancreática que sirve para absorber las grasas, por lo que hace que absorbamos menos grasa, bajen los triglicéridos y de paso nos ayuda a controlar el peso.

Excelente para la circulación: Hace que la sangre no forme “grumos” (plaquetas agregadas) y ayuda a que la sangre circule adecuadamente por los vasos evitando problemas cardiacos.

Protege el cerebro de los daños de radicales libres formados después de infartos, por lo que es recomendable incluso para aquellos con embolias o trombos. Se han visto efectos benéficos en personas con Alzheimer y Parkinson.

Baja la presión arterial y previene la hipertensión. Las personas que lo toman más de 2 tazas y media al día tienen 65% menos riesgo de tener la presión alta.

Disminuye el crecimiento de Tumores: ayuda a evitar la proliferación anormal de células cancerígenas, frenando el crecimiento de tumores. Esto lo hace causando la muerte de células cancerosas (no de células sanas). Se asume que se debe a su potencia antioxidante, 120% más fuerte que la vitamina C. Más aún, evita que se formen nuevos vasos sanguíneos que nutren a los tumores, evitando que reciban los nutrientes y crezcan. Se ha visto que el té verde trabaja a un nivel genético, apagando los genes que dan instrucciones de multiplicación a células dañadas y causando que las células enfermas se autodestruyan. Para prevenir el cáncer, el té verde ayuda detoxificando nuestro cuerpo ayudando a nuestro hígado a deshacerse eficazmente de las sustancias nocivas.

Es sorprendente que además de esto, mejora la eficacia de los tratamientos contra el cáncer reduciendo los efectos secundarios y efectos no deseados de los tratamientos convencionales.

En la Universidad de Tokyo se comprobó que tomar té puede ayudar a aumentar la cantidad de calcio en los huesos, con una importancia igual a la de consumir lácteos o hacer ejercicio. Así que a tomar té verde ayuda a tener huesos fuertes. Y para el caso de los dientes, evita que las bacterias que causan la gingivitis y posteriormente la periodontitis se desarrollen.

El té verde ayuda a perder peso, en especial grasa visceral (la que se encuentra en el abdomen entre los órganos de la cavidad abdominal). El té verde ayuda a inhibir las enzimas necesarias para absorber las grasas de la dieta, también inhibe las enzimas que hacen que se guarden las grasas en nuestros tejidos (células adiposas). También el té verde hace que se usen las grasas para generar energía durante el ejercicio, promoviendo la pérdida de peso y de grasa, así como ayudando a tener buen rendimiento deportivo. Para recibir dicho beneficio, la cantidad de té debe ser de 4 tazas al día (o tomar un suplemento). Muchos estudios realizados en la última década han demostrado que el té verde es una herramienta poderosa para mejorar el metabolismo de una manera que apoye la pérdida de peso. El té verde ayuda a nuestros motores celulares (mitocondrias) a metabolizar mejor las calorías de manera más eficiente, proporcionando una herramienta importante de control de peso.

Millones de personas consumen una dieta que alta en carbohidratos procesados ​​que aumentan drásticamente los niveles de glucosa en sangre dentro de los siguientes minutos después de comer. Esto los coloca en un riesgo significativo para muchas enfermedades devastadoras y aumenta las complicaciones graves para aquellos que ya sufren de síndrome metabólico y diabetes. Beber té verde con las comidas ricas en carbohidratos podría ofrecer protección contra los picos de glucosa después de comer.

Algunos expertos en salud han afirmado que el té verde puede ayudar a aliviar el estrés. El estrés y la fatiga en las personas adictas al trabajo han ido en aumento en todo el mundo y el consumo diario puede ofrecer una solución de bajo costo para el manejo del estrés  ya que ayuda a reducir significativamente de daño oxidativo del hígado que provoca estrés y fatiga crónica.

Si deseas reducir la cafeína de tu alimentación por alguna razón, tienes una excelente opción en el té verde ya que tomando la misma cantidad de tazas que tomarías de café puedes reducir el consumo de cafeína en un 70 %, ya que una taza de café contiene 100 – 150 mg de cafeína y una taza de té verde tiene sólo alrededor de 25 mg de cafeína. (El contenido de cafeína de diferentes tipos de té verde puede variar dependiendo de su proceso de fermentación).

El té verde contiene otros dos estimulantes, además de la cafeína: teobromina y la teofilina, estas dos sustancias pueden afectar la frecuencia cardiaca y el sistema nervioso central de una manera algo similar a la cafeína por lo que deberemos ser conscientes que pudieran afectarnos si somos muy sensibles a ellas. Los efectos estimulantes combinados de la cafeína con la teobromina y la teofilina en el té verde pueden estar equilibrados por otra sustancia  presente en el té:  el aminoácido L – teanina que calma al mismo tiempo el sistema nervioso y mejora la capacidad de concentración.

Si de plano lo tuyo no son las bebidas con cafeína te recomendamos sustituir el café y el té verde con el tipo rooiboos ya que esta bebida no contiene cafeína.
Se cuidadoso al seleccionar el té y elige productos que estén hechos con ingredientes naturales, de alta calidad y orgánicos de preferencia. La mayoría de los tés preparados en latas o botellas están endulzados con edulcorantes sintéticos perjudiciales o con jarabe de maíz de alta fructosa que es terrible para la salud y para conservar tu peso.

Preparación del Te verde:


Los expertos en salud creen que el agua hirviendo destruye los flavonoides en el té verde que le dan su potencia curativa por lo que recomiendan calentar el agua y justo retirarla del fuego antes de que llegue a su punto de ebullición y agregar un hielo. En este momento es cuando la temperatura es óptima para agregar la bolsita de té o poner el té en el infusor.

El tiempo de infusión varía dependiendo del tipo de té verde, pero en términos generales se necesitan 2 minutos para infusionar bien y retirar. No dejes más tiempo el té en la infusión ya que con seguridad se va a amargar la preparación.

Contrariamente a la creencia común de que el té deshidrata, sabemos que el té no sólo rehidrata, así como el agua, también puede proteger contra enfermedades graves, así que puedes contabilizarlo dentro del consumo de agua que tu cuerpo requiere todos los días.

Tu cuerpo necesita hidratación y justamente el té verde es una bebida que te permite mantener una óptima hidratación y además te proporciona muchísimos beneficios para curar y prevenir las enfermedades más frecuentes de nuestra era. Esperamos que con todas las bondades del té verde que te hemos compartido pueda ser una bebida de primera elección al igual que el agua natural.


Fuente: Vive sanamente
Artículo Anterior Artículo Siguiente