Los tubérculos son raíces que tiene un bulbo tierno y carnoso que crece bajo tierra. Son ricos en carbohidratos, potasio, fósforo, ácido fólico y agua, aunque también tienen otras propiedades indispensables para el organismo. La estrella de los tubérculos es la papa.

    • Cuando enfriemos una papay esta burbujea encendiendo rápidamente la superficie, es que el aceite esta a punto. Retirelas siempre sobre papel toalla, así nos haremos la idea de que consumimos menos grasa.

    • El ácido fólico que contiene la papa (en la vitamina B) reduce el riesgo de sufrir enfermedades crónicas.

    • Un buen truco para que la papa tenga toque distinto al paladar, es hacerla hervir con alguna hierba aromática.

    • La papa debe ser sancochada con cáscara (concha), pues si la pela los nutrientes se diluyen en el agua.

    • Las papas deben ser almacenadas a oscuras, pues la luz provoca una concentración de glucoalcaloides cerca de la cáscara, lo cual a la larga puede causar daño intestinal. Además puestas en contacto con la luz, las papas se ponen verde.

    • El puré de camote (batata)  a la naranja, es un acompañante extraordinario para el pavo. Se endulza con miel de abejas y se corona con mashmelos, antes de llevarlo unos cuantos minutos al horno o a la olla.
Artículo Anterior Artículo Siguiente