La mayoría de los vinos tintos dan lo mejor de si servidos entre los 16ºC y los 18ºC. Un tinto servido caliente (más de 20ºC) es en general flojo, plano y sin vida.

Para el vino Malbec, y otros vinos tintos con cuerpo, la temperatura aconsejada es tomarlos a 17ºC. Quince minutos en el refrigerador o nevera  hacen maravillas para revivir los vinos tintos que han sufrido el calor; pero no tome el vino demasiado frío porque su sabor original se puede desvirtuar. Los tintos ligeros y frutales, como los vinos del año, son deliciosos cuando se sirven fríos, entre los 12ºC y los 14ºC.


Artículo Anterior Artículo Siguiente