Uno de los principios de la Ley del Karma consiste en que éste no es obra propia.  ¿Qué se entiende por "obra propia"? Es una acción del hombre que no reporta resultado inmediato. En otras palabras, el resultado correspondiente aparece sólo cuando se combinan tres aspectos: acciones; las condiciones en las que fueron realizadas éstas; y el objeto de dichas acciones.

Imaginemos tres tipos de espejos: cóncavo, convexo y plano. El espejo cóncavo a uno lo hace pequeño. El convexo lo hace grande. Y el espejo plano es capaz de reflejar un objeto dos veces más grande que él, pero, en este caso, supongamos que puede reflejar un objeto de igual tamaño que el mismo.

Entonces, tenemos tres tipos de espejos –cóncavo, convexo y plano– y tres sujetos de acción. ¿Cuál es el sentido de este ejemplo? Aquí están presentados objetos expuestos a una acción y sujetos que realizan dicha acción. Lo que se denomina el retorno del karma puede compararse con el reflejo en los espejos. Aquí también hay que tomar en consideración la distancia, la iluminación y otros factores. Si el hombre se sitúa frente a esos espejos, verá tres tipos de reflejos: uno mayor, otro menor y el tercero igual que él. Es decir, si ustedes se ponen a igual distancia de los tres espejos, el resultado será distinto.

Permítanme poner otro ejemplo. Supongamos que ustedes golpean a viva fuerza a un hombre lleno de odio. Luego asestan un duro golpe a un hombre en el que predomina la energía de la ignorancia, el Tamas. En el tercer caso, pegan a un practicante deseoso de "lavar" su karma. Descubrirán que en los tres casos mencionados la vuelta del karma será diferente.

En el primer caso (el del hombre lleno de odio) a ustedes les volverá no sólo el karma físico de haberle pegado, sino también un intenso karma emocional: el odio de ese hombre. En el segundo caso, recibirán no sólo el karma de ser golpeados, sino también el karma de ignorancia de aquella persona. En el último caso, el practicante pensará: "Le agradezco haberme ‘lavado’ el karma". Después de golpearlo, ustedes adquirirán el karma de avance en la práctica cuando ustedes mismos sean golpeados. 

Como pueden ver, en tres situaciones distintas los resultados también serán diferentes. Este principio también es aplicable a la donación, que es una virtud. Si ustedes hicieran donación a una persona muy generosa que practica los Cuatro Grandes Inmensurables Estados del Alma, entonces, como resultado, a ustedes seguramente les volverá gran cantidad de esa generosidad. Si la persona en cuestión es un buen hombre de negocios, también ustedes lo serán. Si el hombre tiene un intelecto elevado, también ustedes lo adquirirán. Si el hombre trata de alcanzar la Liberación, será de ustedes tal aspiración. Pero la propia donación, el propio acto de donar será el mismo. 

Del libro "Mahayana sutra, vol. 2".
Artículo Anterior Artículo Siguiente