Algunas personas caen al Infierno porque han pescado. La razón es la siguiente: si uno causa dolor o induce a error a otros, el estado de alma de estos últimos se imprime en el campo informativo de aquél. 

Es lo mismo como si, supongamos, yo golpeara a un creyente de AUM. Su dolor rebotará como una pelota y yo atrapare esta pelota de dolor en mi Mundo Causal. Supongamos que usted ha matado un animal pequeño.Atrapará en su corazón la pelota del dolor causado a ese animal. Esta es la Ley del Karma.

Es por ello que el Buda Sakyamuni dijera: "Este mundo es sufrimiento. Por mucho que busquemos alegría, por mucho que intentemos ser felices, aquí no hay verdadera felicidad". Con esto quería decir: cuando llegamos a un entendimiento perfecto de la Ley del Karma tomamos conciencia de que cada proceder en esta vida puede ser causa del sufrimiento. 

Entonces, ¿qué debemos hacer para ser felices? El secreto del logro de la felicidad consiste en hacer felices a otros, en causar alegría a otros, causar alegría a todos los seres vivos. Como la mayoría de ustedes destacan a los hombres entre otros seres vivos, podrán comenzar por aquellos que les sean más agradables, dando amor y bondad a las personas, o podrán manifestar ternura y caricia respecto a su animal querido.

Gracias a tal ofrenda de bondad y ternura usted sentirá el mismo placer que han experimentado esas personas o animales. Como resultado de la acumulación de gran cantidad de tal placer usted renacerá en los Cielos.

De "Camino hacia la felicidad absoluta. Doctrina de la Verdad, libro 4" 
Artículo Anterior Artículo Siguiente