He recuperado dinero con creces después de la práctica de Donación

Después de que me afilié a AUM, me esforzaba al máximo por acumular méritos mediante la práctica de Donación de dinero y bienes. Un día un ladrón entró a nuestra casa y se llevó la caja fuerte con tres millones de yenes. Pensé: "Esto debe ser el retorno del karma por el robo que cometí en el pasado, en mis vidas anteriores". Entonces me dediqué con mayor celo todavía a la práctica de Donación y al trabajo voluntario Bakhti. Para gran sorpresa mía, poco tiempo después el ladrón nos devolvió el dinero por intermedio de un abogado. Es más, eran novecientos mil yenes más. En relación con este caso comprendí por propia experiencia que la Ley del Karma y la Teoría de los Méritos existen realmente.

Sra. Mineko Kanai

La insensibilidad y arrogancia retornan en forma de un dolor espiritual atormentador.

En cierta ocasión mis padres me dijeron: "Hablas en tono muy imperioso". A menudo oía hablar a otros: "Nos parece que a veces te vuelves demasiado arrogante". Pero yo creía que hablaba con sinceridad…


Y ese karma volvió a mí. Cuando trabajaba en las horas libres de mis estudios, me encontraba con mucha gente y me di cuenta de que entre ellos siempre había personas groseras y bruscas o, por el contrario, insensibles y arrogantes. Algunos me regañaban por razones insignificantes, otros me hablaban en tono imperioso, otros terceros no vacilaban en expresarme su odio. Era bastante extraño. Al parecer, no usaban palabras groseras, pero la propia manera de hablar y las vibraciones que emanaban eran bruscas y frías. A través de esas vibraciones yo sentía su odio e insensibilidad, lo cual me causaba dolor. Sin embargo, más tarde comprendí que mi karma estaba volviendo a mí. Pensé que no hablaba peor que otros, pero comprendí que tenía un corazón malo que era la otra cara del apego. Sin darme cuenta, decía a las personas que no me gustaban muchas palabras llenas de indiferencia y odio. Pero el karma es absoluto y severo. "En efecto, vuelve únicamente lo que he hecho" – llegué a comprender al fin. El matar o la violencia traen como resultado un dolor físico horrible y la ofensa con palabras, sufrimientos espirituales atormentadores.

Sra. Katsue Kato
Artículo Anterior Artículo Siguiente