Por  Marcela Stoppel Ortiz


Una persona que tiene cáncer, está con los hombros cargados de odio y de resentimiento. Lleva un profundo dolor o gran(des) secreto(s)…


Incapacidad de perdonar... Cáncer, activación de las células inmortales.  Hacer a los demás culpables de que su vida se está destruyendo es Cáncer.

Una persona que piensa que es demasiado tarde para solucionar cosas y vive con estas frustraciones…cáncer,...¡lo atrae!

Consejo: Cuidado con los pensamientos destructivos y rencorosos (venganza, desear mal a alguien). Apuntar a otro con un dedo de destrucción es apuntar al mismo tiempo, tres dedos con la misma destrucción hacía a ti…(mira a tu mano cuando lo haces. Perdona con amor y libérate del pasado:

"Opto para que mi mundo se llene de alegría, de gozo y de felicidad. Me quiero y me gusto tal como soy" y no me importa como me ven los demás.

El cáncer se manifiesta a una persona que vive de odio y de rabia hacia otra persona: habitualmente su pariente, pareja, jefe, padres…. Se trata principalmente de una persona que tenía mucho amor, que es extremamente sensible y que ha sido terriblemente contrariada, desaprobada, decepcionada.. por la(s) otra(s) persona(s). Este odio es increíblemente profundo. Enterrado al fondo de sí misma y totalmente inaceptable, porque esta persona que es de naturaleza muy generosa (llena de amor) no merecía esta decepción. No lo puede aguantar dado que no sabe que está llena de odio.

Solo existen dos sentimientos humanos: amor u odio. El amor lo cura todo, el otro enferma a todo(s). Una persona te gusta o te molesta. Una cosa te gusta o no te gusta. Amor u odio. A 50% de los habitantes de nuestro país no les gusta su trabajo. Viven 8 horas al día con odio. 1/3 parte del día. Uno de cada tres españoles muere de cáncer.(¿Cuantas personas viven en tu casa?) Sin embargo este odio toma tanto sitio, que las células de su cuerpo acaban por proliferar este odio e invadir todo el cuerpo. Empieza a deteriorar el cuerpo físico. Muchas veces las personas que tienen cáncer se enfadan también con Dios por lo que les está pasando. Encuentran la situación de inmerecida, de injusta, no les tenía que pasar a ellos. No aceptan la situación. También puede venir el cáncer a una persona que siempre ha sido admirada, que siempre ha sido muy gentil, que lo hace todo por los demás, lucha por ellos, y parece que todo va bien, pero interiormente se siente víctima, se deja abusar fácilmente y no asume esta responsabilidad de abandono hacia los otros. Continúa  dejándose comer por sus odios y sus rencores.

Gente con tendencia al cáncer, aman intensamente pero de una manera posesiva y rencorosa. Lo hacen de una manera interiorizada y ardiente.

Para comprender la causa de este 'odio' y remediarlo, es importante ver en qué parte del cuerpo se desarrolló el cáncer… muy revelante.

En nuestro cuerpo hay 9% de células cancerígenas, que son... inmortales. Ayudan a protegernos, equilibran los humanos, eliminando de todo(s) aquello(s) que intentan bajar la vibración del planeta. 

Autor: Marcela Stoppel Ortiz -Extracto del curso sanergía
Artículo Anterior Artículo Siguiente