La mentira suele hacernos pensar en nuestras fallas y más de una vez ante alguna persona que nos miente nos detenemos a sondear nuestro interior tratando de buscar una respuesta.

Entonces recibimos respuestas que muchas veces nos hacen sentir culpables, otras nos llenamos de rencor y castigamos a quien nos mintió, o dejamos de confiar.

La mentira en todas sus formas duele, pesa demasiado en nuestra mochila, nos hace sentir odio y rencor, como también nos destruye la confianza en el otro.

Todos reaccionamos de diferentes maneras, algunos perdonan y olvidan, otros perdonan pero no olvidan que es igual a no perdonar, otros esperan una oportunidad para devolver lo que recibieron y así hacerle sentir al otro el dolor, nos sentimos estafados, usados, y en la mayoría de los casos solo una mentira alcanza para dejar de creer en la otra persona.

Sin embargo en todas estas reacciones se esconde un poco de violencia.

Porque la mentira nos violenta... Y qué logramos? Sólo hacer que el otro siga en su misma postura y que día a día utilice más mentiras para justificarse.

Y si en lugar de violentarnos, solo nos limitáramos a hacer reaccionar a esa persona, en demostrarle que la mentira no se concibe en un mundo en donde la sinceridad abre las puertas y no las cierra como la falsedad y la injusticia, y de una manera pacífica dejáramos que sea el otro quien juzgue su conducta y sutilmente le hiciéramos comprender que no está bien, que no es necesario mentir seríamos ejemplo para ellos, líderes, porque en lugar de pasar por seres confiados y un poco ingenuos, nuestro mensaje sería claro: No, no voy a recibir cualquier cosa.


No voy a violentarme por ello... Depende de ti crecer  y ser una persona digna de confianza o dejar que tus mentiras sean la fuente de donde beberás toda tu vida creyéndote hábil o superior pero no es así.

Hábil es quien sabe dejar a tiempo aquello que lastima, y también quien en silencio lo ayuda a reaccionar y Superior es quien pudiendo pasar por ingenuo sabe demostrar que solo puede recibir de los demás aquello que le permite ser mejor, y lo ayuda a crecer dejando que el otro se replantee sus propios errores e intente ser mejor también .


Graciela De Filippis
Artículo Anterior Artículo Siguiente