Analice que clase de pensamientos se permite tener en mente, antes de pretender controlar nada ahí afuera debe aprender a controlar sus pensamientos, los que alberga en su mente están dibujando su futuro en este mismo momento. Debe darle a sus pensamientos el valor y la dimensión real que tienen, saber que nuestra mente es una herramienta que nos debe servir, preparémosla entonces para que lo haga de la mejor manera posible.


Analice que clase de pensamientos se permite tener en mente, si son los adecuados o si ha llegado la hora de modificarlos. Antes de pretender controlar nada ahí afuera debe aprender a controlar sus pensamientos, deténgase a mirarlos para reemplazarlos cuando no sean los adecuados, llene su mente con los pensamientos, imágenes y sentimientos correctos. Creará lo que mantenga en mente de forma continua, los pensamientos que alberga en su mente están dibujando su futuro en este mismo momento. Descarte y elimine de su mente aquello que no desee o que le produzca daño, deje de alimentar con su energía y pensamientos aquello que no desea, aleje su mente y su atención de aquello que quiere evitar. Repita los pensamientos de aquello que desea y de forma continua, visualice lo que anhela, al pensar en ello lo alimenta y aumenta en tamaño, cada pensamiento tiene el poder para construir lo que es compatible con ellos. Aquel que se alimenta de elevados pensamientos alcanzará la madurez y el equilibrio, la sabiduría y nobleza, el éxito y la fortuna, debe darle a sus pensamientos el valor y la dimensión real que tienen, solo así los controlará inundando su mente con los pensamientos correctos, los que serán artífices de la creación que desea obtener.



Anote que tipo de pensamientos recurrentes cree que son un obstáculo en su vida, para así tomar conciencia de ellos y cambiarlos cada vez que se presenten. Deténgase de tanto en tanto a ver que es lo que ocupa su mente, deje que su atención se pose sobre aquello que es positivo para su vida, sobre lo que se pose su atención y sus pensamientos está alimentando y haciendo crecer en usted y su vida. Decídase a tomar el mando de sus pensamientos y notará los cambios, los pensamientos que llenan nuestra mente hacen lo que somos. Debemos pensar de una manera más ordenada y eficaz, saber que nuestra mente es una herramienta que nos debe servir, preparémosla entonces para que lo haga de la mejor manera posible.



Todo lo que encuentra lugar en su mente crece y se refleja en su vida, sobre aquello que se posa nuestra mirada crece y se alimenta, aquello que olvidamos o ignoramos desaparece poco a poco. Cada pensamiento suyo tiene su manifestación, sea este bueno o malo, todo lo que hacemos es fruto directo de nuestros pensamientos, lo que hacemos, sentimos y decimos es el resultado de ellos, es como tirar una pequeña piedra en un estanque, el movimiento de ondas que produce tiene un alcance mucho mas allá de donde ella fue arrojada.



Está exactamente donde sus pensamientos eligieron, como resultado de una ley de la que no se puede escapar de manera alguna, la calidad de nuestros pensamientos determina las condiciones de nuestras vidas. Para cambiar su vida y lo que manifiesta en ella debe empezar por cambiar sus pensamientos, para atraer y manifestar lo que realmente desea. A los cambios en la manera de pensar le siguen los cambios en la vida, tan cierto como lo ha sido siempre, no es fácil, pero con práctica continua se puede lograr poco a poco ir modificando nuestras estructuras de pensamiento, algo que nadie nos puede impedir cambiar.



Primero es el pensamiento, piensa en algo y si ese algo atrae su atención y lo desea realmente, inevitablemente influirá de alguna manera en sus actos, la suma de los cuales lo llevan hacia un lugar o hacia otro, lo posicionan de determinada manera y dan forma a su realidad. Todo nace entonces de sus pensamientos, siendo los más poderosos aquellos que están acompañados de sus sentimientos y deseos, estos dan forma a lo que es su vida.



La energía y vigor, salud y equilibrio físico o su opuesto de enfermedad y desequilibrio son el resultado de sus procesos de pensamientos continuos. La salud de un cuerpo debilitado está en el cambio de sus hábitos alimenticios y de pensamiento, modificar y fortalecer ambos renueva la estructura corporal como resultado directo. El cuerpo esbelto y saludable tiene relación con la clase de pensamientos que alberga con mayor frecuencia en su mente.



Mire su rostro y su cuerpo con detenimiento y verá dibujadas señales de sus pensamientos, su vida grita en todas direcciones como es su forma de pensar. El desorden y la debilidad, los vicios y la desorientación son el producto de pensamientos que alberga quien sufre de estas circunstancias, la duda y el temor sólo traerán debilidad y resultados incorrectos o la falta directa de ellos.



Hay quienes al proponerse revisar sus hábitos de pensamientos encuentran en su mente la similitud con una casa abandonada, a lo que sigue trabajar para establecer el orden y la limpieza para dejar lugar en ella sólo a lo que es compatible con sus intereses y deseos más elevados. Culpabilidad; temor; duda y vergüenza son la clase de sentimientos que operan en nuestra contra para la consecución de nuestros objetivos, sólo alimentando sus virtudes eliminará y dejará cada vez menos lugar para todo y cuanto negativo pudiera haber en su vida.



Con los mismos pensamientos obtendrá los mismos resultados, si piensa como antes logrará lo mismos resultados que hasta ahora, para cambiar los resultados debe cambiar su forma de pensar, ese es el punto de partida para lograr sus objetivos. Es importante producir un gran cambio en nuestra mentalidad y comenzar a creer que lo que deseamos es posible, como lo creímos alguna vez, dejar lugar en forma continua en nuestra mente para los pensamientos positivos y las imágenes de éxito. Cambiar su forma de pensar le llevará un tiempo al tener que replantear la forma en que lo hizo durante años, no es una tarea sencilla y quizás al principio parezca que nada sucede, pero una serie de mecanismos internos estarán en funcionamiento.



Cuando se sorprenda dudando o con pensamientos negativos o contradictorios, simplemente cambie pensamientos negativos por positivos, repita palabras positivas, recuerde el poder de las palabras. Trabaje la autosugestión y alimente su subconsciente con los pensamientos adecuados, actúe con fe y tranquilidad. El conflicto y el temor bloquean nuestros canales de la realización, debemos evitar los pensamientos débiles y negativos, las intenciones contradictorias y la confusión. Miedo, envidia, crítica y violencia son como tapones en nuestros conductos de energía creadora.



Detenernos de tanto en tanto y escuchar esa voz interna que no calla y habla constantemente, es la voz de alguien que nos anima para avanzar por más, o simplemente nos dice en forma constante cuales son las razones por las que debemos permanecer como estamos sin efectuar cambios ya que no somos capaces de obtener algo más. Esa voz nos alienta y anima para avanzar o nos pide que nos ocultemos para no arriesgarnos.



La mente debe ser utilizada como una herramienta para servirnos, no debemos permitirle que nos domine o perjudique. Unos minutos de pensamientos negativos bastan para que su rostro se apague y aparezca un ceño fruncido, con ellos llegan las ganas de dejar de hacer cosas, menos energía y algo que dejamos de lado para otro día, si hubiéramos analizado ese pensamiento podríamos haber cambiado un poco las cosas y evitado tales resultados.



Cuide y vigile sus pensamientos, recuerde que ellos determinan su forma de actuar y su destino. Espíritu y mentes elevadas, éxito financiero y logros materiales son resultados de quien trabaja con grandeza y esfuerzo utilizando a su favor todo el poder de sus pensamientos. 



Por Neko Norogan
Fuente: Dinero 77
Artículo Anterior Artículo Siguiente