Imagina que estás sentado en tu sillón favorito. Te sientes fabulosamente cómodo.. Te das cuenta que tu cabeza está apoyada perfectamente, tu espalda encaja muy bien con el respaldo. Tu cuerpo se adapta de una manera increíble a la forma del sillón. Tus piernas y tus pies tienen su apoyo en la altura justa. Tus brazos y tus manos descansan sostenidos en los apoyabrazos.

Escuchas una música bajita de fondo. Te conectas con tu respiración y te sientes vivo, cómodo y relajado. Tu mente empieza a fantasear reconociendo la maravilla del momento y piensas: 

Esto es el Paraíso!!
Qué maravilla! Me siento Feliz!!!
¿Qué pensamientos serían capaces de sacarte de ese paraíso?
Quizás si tuviera un almohandocito estaría mas cómodo!!
Quizás si tuviera una frazadita mes sentiría mas abrigadito!!
Si no fuera porque mi pareja no está sentada conmigo, este momento sería ideal. 
Si no fuera por....
Y en un instante del Paraíso te mudaste al Infierno, sin darte cuenta.

¿Qué fue lo que te llevó del Paraíso al Infierno en un momento?

Tus pensamientos de que algo falta, de que la situación no es perfecta, ni está completa.

Sostengo que cada vez que nos conectamos con la incompletud de los momentos, comienza nuestra preocupación para ver como llenamos, lo que ya está lleno.

¿Qué es lo que nos impide reconocer la "perfección" del ahora?

Pensamientos que nos dicen que el ahora podría ser mejor.

Y no dudo que si por la magia de la vida en ese exacto momento apareciera lo que te está faltando, seguramente habría algo mas con lo que te conectarías y nuevamente: 

Bienvenido al Infierno!!

La Felicidad son sólo momentos de "Perfección".
Sólo puedes elegir que pensar en tu mente.

¿Te has dado cuenta que nada ni nadie puede influir en ella, si tu no lo dejas?

Desde la mirada ontológica sostenemos que los pensamientos por medio del lenguaje crean nuestra realidad.

¿Entonces para qué pensamos pensamientos que nos sacan del "Paraíso"?

Considero que esto sucede en automático y es transparente para la mayoría de las personas. No nos damos cuenta porque no estamos prestando atención. Simplemente ocurre.
Muchos hay que no conocen su debilidad, pero otros tantos hay que no conocen su fuerza.
¿Por lo que estar al acecho de nuestros pensamientos podría ser una salida?

¿Darnos cuenta y elegir podría ser otra?

Pienso que sí y también creo que compartir esta filosofía. Porque podría ser que te dieras cuenta, y por diversos motivos no quisieras moverte de esa postura.

¿Qué haces mas importante que sentirte feliz, "perfecto" y completo?

¿Sentirte víctima, llamar la atención, instalarte en la queja permanente, despertar conmiseración. ...?

Pienso que muchas personas sienten demasiado placer en estos ámbitos como para elegir moverse de esos escenarios.

Considero que para encontrar la "perfección" de los momentos necesitamos vivir nuestra vida desde una posición de responsabilidad, haciéndonos cargo no solamente de nuestras acciones, sino también de nuestros pensamientos

A partir de conocer esta "teoría": ¿Qué pensamientos vas a elegir pensar?

Simplemente por curiosidad: 

¿Cuál fue la última vez que te miraste al espejo y pensaste de ti mismo:
Maravilloso! !!! Grandioso!!! ! Hermoso!!!! Esto cuenta!!!
Autor: Patricia Hashuel
Artículo Anterior Artículo Siguiente