Una vez se estaba incendiando un edificio de 9 pisos en el centro de una ciudad muy importante; las personas del edificio al enterarse que el edificio estaba en llamas rápidamente salieron de sus departamentos, a excepción de un niño de 8 años de edad que dormía en el octavo piso, pues su papá había salido a comprar algo y su mamá estaba de viaje. El fuego crecía cada vez más e iba subiendo piso por piso, los bomberos intentaban apagarlo pero sus esfuerzos eran imposibles, el edificio estaba totalmente en llamas y los bomberos pidieron refuerzos a otras unidades de la ciudad y de ciudades vecinas.

El drama aumentó cuando los bomberos se dieron cuenta que había un niño en el octavo piso, el fuego crecía iba ya por el quinto piso, de repente aparece el padre del niño preocupado por él, viendo este cuadro, los bomberos hacen un último intento, pero las escaleras no podían llegar hasta las paredes del edificio por haber fuego en todas ellas, entonces se escucha el llanto del niño, gritando:

- Papi!!! Tengo miedo!!!

El padre lo escucha y llorando le dice:

- Hijo! No tengas miedo yo estoy aquí abajo, no tengas miedo.

Pero el niño no lo miraba:

- Papi no te veo, sólo veo humo y fuego.

Pero el Padre sabe que está ahí en la ventana porque el fuego lo ilumina.

- Pero yo sí te veo, hijo. Hijo sabes que debes hacer, tírate que aquí te agarramos todos los que estamos abajo, TÍRATE!!!

El hijo le dice:

- Pero yo no te veo.

El padre contesta.

- Sabes cómo debes hacer, cierra los ojos, tírate y lánzate!!!

El niño dice:

- Papi no te veo, pero allá voy !!!


Y cuando el niño se lanzó, abajo lo rescatan. Entonces el padre lo abraza, llora con el hijo, juntos pero muy contentos. 

El hijo comprende que hay veces que al padre no se lo ve pero sus palabras son suficientes para confiar en él. 

Así es nuestra vida, muchas veces hay incendios, tenemos problemas parecidos a este niño, y nuestro Padre DIOS nos dice: TÍRATE! CONFÍA EN MI, y nosotros tenemos que lanzarnos, así, no miremos nada, ni sintamos nada, con FE, con FE tienes que salir adelante!. ¡Porque sólo su palabra nos basta! 


Desconozco el autor
Artículo Anterior Artículo Siguiente