En una oportunidad, un hombre de Bogotá se acercó a mí y me dijo: "¿sabes? Yo una vez fui un miembro de alto rango del cartel, y he hecho cosas terribles. He herido a muchas personas y he hecho cosas que ni siquiera puedo imaginar a otra persona haciendo. Pero hace cinco años, encontré la sabiduría de la Kabbalah. Hace cinco años, finalmente dejé el cartel. Y si me lo permites, me encantaría ir a aprender y ser parte del Centro de Kabbalah, porque ahora entiendo que si yo no le doy un giro a mi vida, nadie lo hará".

Cuando estamos condicionados a ser simpáticos y educados, es sencillo ser una "buena" persona, así como resulta tan fácil para nosotros tener certeza cuando todo va bien. Pero la verdad es que una persona que nace con la negatividad de un asesino pero que cambia para ser generoso y bondadoso revela mucha más Luz espiritual en el mundo que aquellos  de nosotros que somos "buenos" por naturaleza. Ahora, obviamente no estoy apoyando a los asesinos, pero lo que digo  que la mayor cantidad de energía se revela al transformar la negatividad. Por esta razón es importante que, en lugar de evitar la oscuridad en nuestras vidas y huir de ella, la aceptemos como una oportunidad para crecer. 

Todos hemos nacido con el Deseo de recibir para sí mismo. Nuestro trabajo en la tierra es tomar esta energía negativa (ese deseo egoísta que todos tenemos) y en lugar de utilizarla sólo para crear cosas para "mí", utilizarla para abrir un pequeño espacio (ni siquiera tiene que ser un gran espacio) que diga: "estoy haciendo esto para mí y para otros a mi alrededor".


Esta semana recordemos que crecemos al transformar nuestra negatividad en Luz. Crecemos al subir la escalera. Ganamos fortaleza mientras trabajamos para abrirnos paso a través de las dificultades de la vida. Crecemos a partir de nuestra habilidad para ver las cosas en nuestras vidas y en vez de decir: "he sido espiritual todo este tiempo, ¿cómo puede ocurrirme esto?" decimos: "tal vez esto me ocurrió como consecuencia de algo que le hice a alguien más". Sí, sé que han ocurrido situaciones que son terriblemente negativas, y continuarán ocurriendo, a todos nosotros. Pero debemos mantener en mente que mientras mayor sea la negatividad, mayor es nuestra habilidad para volvernos más evolucionados y más iluminados. 
Karen Berg
Artículo Anterior Artículo Siguiente