El estar estresado o enojado hace que una persona envejezca hasta 3 mil veces más de lo normal; estudios médicos así lo demuestran. Para ello un buen remedio para un enojo es la alegría, la sonrisa, el deporte, comer sano y enamorarse.


Lo que sucede al enojarse:


  • El corazón bombea sangre con mayor rapidez y la envía a los músculos del cuerpo por si hay que correr o defenderse. 
  • Se crean más plaquetas y se pone en marcha el sistema inmunológico por si hay alguna herida en el cuerpo.
  • Se siente fatiga y hambre.
  • Las células cargadas de los lípidos liberan grasa en el flujo sanguíneo. 
  • Las paredes de las arterias se deterioran y la grasa acumulada se transforma en colesterol malo.
  • Por lo tanto se envejece prematuramente.




Artículo Anterior Artículo Siguiente