No se queje de que le hayan cobrado $500,00 por la consulta. Alégrese de que haya tenido los $ 500,00 y lo necesario para los remedios. No se queje de que el mercado le haya costado $3.000,00. Bendiga más bien a Dios porque le ha concedido los $ 3.000,00 para ese mercado.

Recuerde cuál es la diferencia entre el triste y el alegre, según los ingleses. Les presentan una botella de whisky hasta la mitad. El optimista se alegra por esa media botella de whisky que le regalan, pero el pesimista entristece por la otra media que allí falta.

¿Es así usted en la vida?¿Vive amargado por qué no hay, en vez de alegrarse por lo que sí hay de bueno? ¡No sea suicida! Vea el lado bueno de las cosas y será muy feliz. Recuerde: hay un lado bueno en cada situación. Encuéntrelo. ¡Vea ese lado bueno y se curará del desaliento!.

Autor: Eliécer Sálesman

Artículo Anterior Artículo Siguiente