Contiene niveles saludables de insulina, que alimenta bacterias (flora) en el intestino grueso. Esto ayuda a prevenir el crecimiento excesivo de levadura y puede ser muy útil para reconstruir la flora intestinal después de tomar antibióticos, además de los probióticos.

Los espárragos alivian la depresión y promueven el buen humor. El espárrago estimula la producción de leche en madres lactantes, reduce el colesterol, es un agente anti-cáncer, baja la presión arterial, ayuda con la inflamación, alcaliniza el cuerpo, aumenta la libido y estimula la producción de cabello. Además contienen vitaminas C y del complejo B.

Los espárragos se pueden consumir tanto crudos como al vapor, en ensaladas o purés. De esta forma se obtendrán todas estas propiedades medicinales.


Artículo Anterior Artículo Siguiente