Una de las más grandes formas de traer milagros a tu vida es inyectar emoción. No el tipo de emoción que viene cuando las cosas nos ocurren en el exterior, sino el tipo que viene desde el interior. Incluso cuando estás haciendo algo mundano, ¡Hazlo con emoción! 

Emociónate por las cosas por las cuales no sientes emoción, y entonces busca el milagro. Este estará allí. 

Afinación Diaria de la Conciencia de la Kabbalah
Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto