El caldero de llama violeta -Del 18 al 31de Diciembre de cada año

18 de Diciembre: Primer día del Caldero de la Llama Violeta. Toda la humanidad se baña en un  gigantesco lago de Fuego Violeta. Se elimina todo el Karma recibido durante el pasado año que se generó debido a intenciones inconscientes. Los estudiantes pueden bañarse varias veces. Esta actividad termina el 31 de diciembre.

La Ley Cósmica ha provisto un medio de alivio para el karma de cada persona, acumulado durante los últimos doce meses, siempre y cuando tal karma no haya sido resultado de intención voluntariosa. Esta acción se lleva a cabo al fin de permitir que la humanidad sea liberada de una parte de los errores cometidos durante el pasado año, no tanto a través de desobediencia consciente a la Ley, sino de falta de discernimiento y discreción. En otras palabras, la mitigación de los malos efectos se relacionan sólo a aquéllos cuyas causas son motivados sin ninguna intención malévola. Aquí, al Fuego Violeta se le permite disolver y transmutar la acumulación de discordia que se ha creado durante el curso de ese año (discordia sin mala intención, sin malacia) y por ignorancia.

De no ser por esta purificación anual, la humanidad destruiría en un lapso de 7 años sus mentes, cuerpos y posible servicio útil por esa encarnación. Este tipo de karma puede constituir tanto como un 50% del karma total asignado al individuo durante su encarnación.

En vista de esta actividad de misericordia, todos entran al Nuevo Año con una mayor liberación de las limitaciones y vínculos de su propia creación. Este procedimiento misericordioso del Tribunal Kármico comenzó millones de años atrás, después de la “caída del hombre”, responde por la liviandad con que los individuos entran al Año Nuevo – llenos de esperanza, resoluciones y un profundo deseo de mejorar su naturaleza, carácter y expresión manifiesta.

Tal cual ustedes saben, la humanidad tiene por costumbre hacer “resoluciones de Año Nuevo” con una meta claramente distinguida de mejorar su naturaleza. Sin embargo, el peso y momentum de su naturaleza humana usualmente hace que esas resoluciones sean de corta vida.

Los Maestros están pidiendo que, en el nuevo año, ustedes sean MAESTROS DE SU PROPIA ENERGÍA, Y NO PERMITAN QUE SUS CENTROS DE PENSAMIENTO Y SENTIMIENTO REPRODUZCAN EN SUS MUNDOS, LAS MANIFESTACIONES QUE LES TRAJERON INFELICIDAD EN EL PASADO. Sin embargo, si la gente insiste en aferrarse a los rencores, experiencias desagradables y susodichas “injusticias”, volverán a recrear ese karma.

Una de las más bellas actividades relacionadas con el cierre del ciclo anual, es la ceremonia mediante la cual los Señores del Karma cierran el Libro de la Vida individual para cada corriente de vida encarnada en la Tierra, durante el periodo de los doce meses pasados. Esta ceremonia es de un particular interés y beneficio para los estudiantes de los Maestros Ascendidos. Tiene lugar en la última noche del año viejo (otro dictado dice que la ceremonia comienza el 28 de diciembre) en el Caldero del Lago de Fuego Violeta encima del Retiro del Teton.

Para ese propósito, al final de cada año, los constructores de la forma crean lo que ustedes describirían como un lago de aproximadamente 300 metros de diámetro, de forma circular y llenado con un profundo Fuego Violeta. A ese Lago de Fuego Violeta se meten los cuerpos internos de cada individuo que pertenece a este planeta, antes de terminar el año; y podría decirse que cada quien es literalmente bautizado en su esencia purificadora.

Después de que los Señores del Karma han medido la Luz de las corrientes de vida, cada quien es entonces colocado dentro del Fuego Ceremonial de Purificación, el cual es proyectado y sostenido bajo la dirección del amado Maestro Saint Germain, con la asistencia y sostenimiento del Reino Angélico.

Los Ángeles de la Misericordia vestidos de túnicas blancas con bandas de profundo color púrpura en las mangas y basta de sus vestiduras, se paran alrededor de este mar circular de Fuego Violeta. Individuos se acercan en sus cuerpos internos, la mayoría de ellos en un estado de sonambulismo, completamente inconscientes de sus alrededores; pero todos atraídos aquí en sus cuerpos etéricos por el poder magnetizador del Amor Divino y la Misericordia. A medida que estas figuras llegan al muelle, a cada una de ellas se le acercan dos figuras angélicas que, tomándola de sendas manos la conducen al Fuego Violeta y la bañan cuidadosamente en la Llama, aun cubriéndole la cabeza. Esta inmersión de cuerpo entero se lleva a cabo tres veces con mucha delicadeza. Cuando los individuos son sacados, se les pone a cargo de los ángeles de la Protección, quienes devuelven a cada individuo a su cuerpo físico respectivo, quedándose con el hasta que llega cierto sentimiento de alivio y descarga de las presiones del pasado año. Este bautismo no es cuestión de “uno – por – uno”. Muchas almas son sumergidas al mismo tiempo.

Cuando llegamos a los chelas de la Hueste Ascendida, encontramos en ellos la cooperación de los cuerpos mental y emocional; y estos individuos entran al Fuego Sagrado con una realización de Su poder. Los estudiantes están invitados a bañarse en este fuego purificador no una vez sino a menudo. La Hueste Angélica les dará la bienvenida tantas veces como tengan a bien venir. No hay tal cosa en el Ámbito de los Maestros Ascendidos como cansancio, agotamiento o desgaste en servicio. Cada vez que ustedes vienen por una bendición, Ellos están más contentos que antes. De manera que aprovechemos la oportunidad y recordemos que el Fuego Violeta está disponible a través de la energía vital de los amados Saint Germain, Kwan-Yin, Zadkiel y la Santa Amatista.

La humanidad no tiene ni idea de la cantidad de energía que se requiere para conformar un magno caldero de Llama de 300 metros de diámetro, toma casi una ilimitada cantidad de poder concentrado y atención mantener ese Fuego Violeta en un estado vibratorio tal, que no importa qué tipo de energía se le pase, nunca se hunde debajo de su estado purificador. Uno de estos grandes Seres está presente en todo momento para prestar ese servicio y asistencia.


Fuente Bibliográfica: "Templos y Retiros de la Gran Hermandad Blanca

Artículo Anterior Artículo Siguiente