La actitud que uno le ponga al día, influye bastante en el tipo de día que uno tenga. Incluso habiendo situaciones (positivas o negativas) que uno no puede manejar ni anticipar. Y no es lo mismo arrancar a caminar sin saber a dónde ir, que arrancar con un objetivo y una meta puesta. 

Para arrancar el día con una mejor actitud, y hacerlo con uno, dos, tres, o hasta treinta pequeños objetivos que lo mejoren de alguna manera: 

1. Arrancarlo unos minutos antes. 
2. Trabajar en algo que sea significativo para ti. 
3. Completar una parte importante de algún asunto pendiente. 
4. Pasar tiempo con gente positiva y amigable. 
5. Hacer algo bueno por alguien más. 
6. Estar presente. Enfocarte en dónde estás, qué estás haciendo, y con quién estas. 
7. Hacer una cosa a la vez. 
8. Prestar atención a tus pensamientos. Y cuando encuentres alguno negativo, buscarle el lado positivo a la cuestión. 
9. Sonreír. Incluso cuando no hay alguna razón puntual para hacerlo. 
10. Desenchufarse. Entretenerse a uno mismo con experiencias del mundo real. 
11. Ir a algún lugar nuevo. Ver algo nuevo. Conocer a alguien nuevo. 
12. Hacer algo que te haga reír. 
13. Desafiar a tu mente aprendiendo alguna nueva habilidad. 
14. Desafiar a tu cuerpo haciendo ejercicio por 30 minutos. 
15. Dejar que alguien te ayude. 
16. Limpiar un poco el desorden deshaciéndote de algo que ya no necesites. 
17. Ser honesto contigo mism@ y con los que te rodean. 
18. No compararte con otros, sino dejar que esos otros te inspiren. 
19. Pasar algunos minutos solo en silencio, simplemente pensando. 
20. Enfocarte en soluciones. 
21. Mantener la mente abierta a información e ideas nuevas. 
22. Encargarse de las tareas importantes y cortas inmediatamente (hay una regla de las tareas de 2 minutos, que se las recomienda hacer en el momento… a esas se refiere). 
23. Mantenerse al margen del drama de los demás. Y no crear uno propio innecesariamente. (Creo que hay una diferencia entre los problemas de los demás -que es cuando está bueno ayudarlos-, y el drama innecesario de los demás -que es cuando está bueno explicarles que no vamos a colaborar en su creación-). 

24. Decir “Por favor”, “Gracias”, “Perdón”, y “Te amo”, cuando sea “necesario” (o pertinente). 
25. No tratar de complacer a todos. Solo hacer lo que uno sabe que es correcto. 
26. Comer sano (y desayuno, almuerzo, y cena). 
27. Disfrutar de la alegría natural de los placeres simples. 
28. Observar las cosas buenas del mundo. 
29. Enfocarse en todas las cosas que ya tienes, pensar en ellas, y valorarlas. 
30. Irse a dormir un poco más temprano hoy, para estar mejor descansado mañana. 
Artículo Anterior Artículo Siguiente